El blog de Golcar

Este no es un reality show sobre Golcar, es un rincón para compartir ideas y eventos que me interesan y mueven. No escribo por dinero ni por fama. Escribo para dejar constancia de que he vivido. Adelante y si deseas, deja tu opinión.

Archivar para el mes “diciembre, 2015”

Una vida normal para 2016

P(u)ateando la vida. Otro blog de Golcar

2016

Para el mundo, pido paz
y justicia.
Pero, para los venezolanos tengo deseos especiales
Una vida normal.

Quiero que la política nos dé un respiro
Que vuelva a su justo lugar
Que no esté omnipresente
En cada instante, en cada hecho
Cada día.
Una vida normal.

Que esos 112 sepan enrumbar la nave
Que nos den la confianza
Para que podamos dejar la política en sus manos
Sin temor a traiciones, ni violaciones

Una vida normal.
Que de política se hable sólo cuando sea el tiempo de la política
Que nos deje el campo para hablar de libros, de cine, de música
Un chisme del vecino, del hermano
Que salga de nuestras mesas
la política.

Una vida normal:
El niño a sus juegos
El escritor a sus libros
El músico a sus notas
El actor a sus personajes
El zapatero a sus zapatos
El político a la política

Una vida…

Ver la entrada original 78 palabras más

Anuncios

Caracas mortal, la que amamos y odiamos

P(u)ateando la vida. Otro blog de Golcar

image

Caracas mortal, de Claudia Noguera Penso (Oscar Todrmann editores) más que poemas son fotogramas que nos desvelan esa relación de amor—odio que surge a raíz de las vivencias en una ciudad —extensible al país—, que nos ata y nos expulsa. Que nos seduce y aborrecemos. Que queremos con pasión y odiamos con dolor.

Los textos de Claudia en Caracas mortal son imágenes de atracción y repulsa. Y uno piensa en irse y sabe que adonde vaya, allí irá Caracas, nos llevaremos la ciudad y el país. Viajaremos con nuestro amor y nuestro odio, y la nostalgia siempre nos impulsará a volver.

«Las ciudades sólo pueden ser reconstruidas con los recuerdos de quienes la vivieron», dice Claudia. Yo tengo más de veinte años reconstruyendo a Caracas en mi memoria y toda una vida reconstruyendo el país.

Bellas las ilustraciones Ivoly Noguera que forman la imagen de la ciudad incorporando textos de…

Ver la entrada original 47 palabras más

Venganza

P(u)ateando la vida. Otro blog de Golcar

image

Lamí mi herida
hasta que sólo quedó el queloidde
abultado del zarpazo.

No lloré
No gemí
Ni un puchero.

Sólo grité y maldije
cuando vi la misma herida
en el brazo de mi hermano.

No olvidé
Mi cicatriz supuró de nuevo.

La venganza parece más digna
Cuando la perpetramos por la ofensa al otro.

Ver la entrada original

El Malquerido, de Diego Risquez

P(u)ateando la vida. Otro blog de Golcar

malquerido

La vida de Felipe Pirela fue desgarradora como cualquiera de los boleros que el cantante hubiera interpretado. Bien se podría decir que vivió en un bolero como El malquerido, Sombras nada más, Entre tu amor y mi amor… cualquier bolero de esos que cantaba con lo que hay que tener para cantar boleros, un vida apasionante y un par de cojones, que es de donde parece salir esa voz con la que Felipe Pirela cantaba.
Una vez más, al salir de la sala de cine, luego de ver El malqueirdo, el film que sobre la vida de Pirela dirigió Diego Risquez, quedo convencido de que el cine venezolano necesita con urgencia buenos guionistas. Escritores que sepan contar una historia que vaya más allá de la unión de anécdotas. Me pasa también con algunas novelas que he leído. Hay una cierta narrativa venezolana tanto en literatura como en el cine…

Ver la entrada original 474 palabras más

Vida

P(u)ateando la vida. Otro blog de Golcar

vida1

Vivir
Ir sembrando el camino
de nostalgias.
Esparcir recuerdos en la orilla.

Vivir
Verter memorias por la vía
Desparramar reminiscencias.

Hasta que, un día,
llega el tiempo de cosecha.
La evocación.
La vida.

Ver la entrada original

¡Feliz Navidad!

Narco micro—relatos. Historias con Tía Amapola 8

P(u)ateando la vida. Otro blog de Golcar

image

—¡Mi niño! ¡Mi niño! ¡Apúrate! ¡Ven!
—¿Que voces son esas? Tiíta—Dije con voz teatral y de melodrama, con sorna para vacilarla e irritarla un poco.
—Ay, mi niño, que no estoy para bromas. Tú que estidiaste inglés un año en el imperio, dime, que dice aquí, en este emilio que me mandan los abogados.
Tomo la tablet y leo.
—Tiíta, pues básicamente dice que los primos declinan la defensa privada y solicitan los oficios de un defensor público.
—¡A mí me va a dar algo! O sea que los gringos siguen con la vaina de que hay que justificar de dónde salen los cobres para pagar a esos carajos. Sí ya que vamos a decir de dónde, pa’que me manden a buscar hasta a mí… Ya lo de los yanquis parece una vaina personal contra mi familia… Bueno, a lo mejor ganamos unos días más mientras le nombran el defensor……

Ver la entrada original 633 palabras más

Duelo de Albor Rodríguez

P(u)ateando la vida. Otro blog de Golcar

DueloCuando supe del libro «Duelo», de Albor Rodríguez, editado por Oscar Todtmann Editores, cuando supe de qué iba, de qué trataba, sentí temor de llegar a leerlo. Me dio miedo aproximarme a esa historia y que removiera recuerdos y sentimientos que prefiero dejar tranquilos, en ese rincón amoroso y doloroso a donde mandamos algunas memorias para poder continuar sonriendo por la vida. No me equivoqué. Mi temor se confirmó una vez que empecé a leer y no pude apartarme del libro.

Todo el día, sin apenas darme cuenta, iba reviviendo mis propios duelos, mis lutos, y cualquier gesto o evento en la calle o en las redes, me parecía que podía ser el inicio o una parte de un ritual de un futuro duelo. Como cuando en una juguetería una señora le decía a su niña de poco más de un año, con voz cantarina y divertida «Graaaaciaaaasssss», con…

Ver la entrada original 1.834 palabras más

Eduardo Rojas y Javier califican Te voy a llevar al cielo

Todo sobre los libros de Golcar Rojas

Eduardo Rojas

Eduardo Rojas

Javier

javier

portadatv Pica en la imagen para comprar la novela en amazon.com

Ver la entrada original

Narco micro—relatos. Historias con Tía Amapola 6

P(u)ateando la vida. Otro blog de Golcar

pablo

Tía Amapola pasó largo rato mirando el Ipad. Calladita, Se lo acercaba, lo alejaba. Se ponía las gafas de ver. Arrugaba los ojos como queriendo enfocar y fruncía la boca negando con la cabeza.
Me intrigó tanto que hecho el pendejo me acerqué por detrás para ver qué miraba con tanta insistencia.
En la pantalla tenía la foto de AFP de Pablo Escobar. La agrandaba, la movía para ver los detalles del bigote. Se quedó rato observando el ojo derecho, luego pasó al izquierdo.
De pronto, se puso el Ipad en las piernas y dijo:
-Yo no entiendo por qué dicen que este hombre se parece al Padrino. Si mi macho es más lindo. Más estilizado. A este carajo se le ve el barrio y el Padrino desde hace tiempo con tanto viaje se refinó. A mí no se me parecen nada. Y además, al padrino aún le faltan unos…

Ver la entrada original 681 palabras más

Navegador de artículos

A %d blogueros les gusta esto: