El blog de Golcar

Este no es un reality show sobre Golcar, es un rincón para compartir ideas y eventos que me interesan y mueven. No escribo por dinero ni por fama. Escribo para dejar constancia de que he vivido. Adelante y si deseas, deja tu opinión.

Archivar para el mes “agosto, 2016”

Juanga se hizo inmortal

P(u)ateando la vida. Otro blog de Golcar

Juanga

Voy por la calle
De la mano platicando con mi amor
Y voy recordando cosas serias que me pueden suceder
Pues ya me pregunta
¿Hasta cuando nos iremos a casar?
Y yo le contesto que soy pobre
que me tiene que esperar (que me tiene que esperar)

No tengo dinero ni nada que dar
Lo unico que tengo es amor para amar
Si así tu me quieres te puedo querer
Pero si no puedes nimodo que hacer.

No llegaba yo a los diez años cuando ya andaba tarareando esa canción. Era una canción sin rostro. La escuchaba en la radio o en las rocolas de cualquiera de los bares de las esquinas de La Parroquia.

«No tengo dinero». fue la primera canción de Juan Gabriel que recuerdo haber escuchado. De esas canciones que a la segunda vez que la oía ya me la sabía y se quedaba en mi cabeza…

Ver la entrada original 1.199 palabras más

Anuncios

Suspiro

P(u)ateando la vida. Otro blog de Golcar

image

Hoy, pensando en nada,
se me escapó un suspiro
Casi un sollozo.
De golpe, supe
que aún sigues aquí.

Ver la entrada original

Amnesia

P(u)ateando la vida. Otro blog de Golcar

image

No recuerdo tu nombre
Veo tu cara tan cerca de la mía
Tus labios que rozaban los míos.
Tus rulos castaños con el sol detrás.

Yo recostado sobre la grama verde
Húmeda.
Con ternura me hablabas
Susurrabas el adiós,
mirando mis ojos.

Pero no recuerdo tu nombre.

No nos volvimos a ver.
Terminábamos la primaria
Tú volverías a Ciudad Bolívar.
Yo iría al liceo en La Parroquia.

Por un instante, casi nos abalanzamos
Tus ojos brillaban
Mis labios temblaban.
Ese día, despedimos la niñez.

Ahora, me acuerdo de ti
Pero no recuerdo tu nombre.

Ver la entrada original

Tía Amapola 25 – Toma de Caracas y los ojitos del difunto en Río 2016

P(u)ateando la vida. Otro blog de Golcar

toma

Tía Amapola se retorcía de la risa en su tumbona Barcelona en la terraza:

—Ay, mi niño, estos escuálidos me van a matá un día de estos de un ataque de risa ja ja ja. ¿Tú vistes con lo que salieron ahora? Después de tanto «¡Esto no se aguanta más!, «¡La fecha para el revocatorio es urgente y pa’yer!», «¡El país no aguanta el hambre un día más!» y todas las mariqueras que viven gritando por las redes, porque la televisión y la radio no les paran ni medio, ahora salen a convocá una marcha pa’dentro de un mes ja ja ja. Es que esto está muy mal y la marcha es de urgencia ja ja ja.

—Bueno, tiíta, supongo que para organizar una marcha multitudinaria, impactante, se necesita tiempo, ¿No? Yo de eso no sé, pero me imagino que tienen que organizar cosas de sonido, de transporte, de convocatoria…

Ver la entrada original 1.591 palabras más

Poema

P(u)ateando la vida. Otro blog de Golcar

image

El poema no siempre habla de mí
El verso no siempre versa sobre mí

A veces, el poema se refiere a ti
A veces el verso te canta a ti

El poema siempre
tiene un destinatario.

Ver la entrada original

Memories

P(u)ateando la vida. Otro blog de Golcar

image

Trato de volver al área
donde se aloja
la rosa triste de la memoria.
Soplo sobre cenizas. Ya no existen
mi casa ni mis amigos.

Hernor Rivera

La ciudad creció
sobre los fantasmas de mi memoria.

Ya no están las espigas de colores
a la orilla del camino de tierra.
Tampoco está el camino.
Ni el gusano en el hombro.

Ya no está el maizal
para llegar al río.
Ni la cueva oculta del condón desechado
Sobre el jergón de hierbas.

La ciudad creció
sobre los fantasmas de mi memoria.

Sepultó en el concreto
el central de la melcocha caliente
Y la cocada de caramelo
envuelta en papel kraft.

Pero todavía se escucha
tras su apariencia de progreso
El rugir del río
El chirriar del jergón oxidado
Se siente, al pasar
El olor a melao del trapiche.

Aún tintinean las cadenas
De los fantasmas
De mi memoria
Al pasear por…

Ver la entrada original 2 palabras más

Escalera al cielo

P(u)ateando la vida. Otro blog de Golcar

image

Uno sobre otro he ido poniendo
los sueños que no fueron.
Para hacer una escalera.

La perra Aspacia que nunca tuve.
El padre ido a destiempo.
La madre que jamás debió partir.

Ascender en el automóvil de los dieciséis
Los viajes no emprendidos
Los amores no cumplidos

El hijo no engendrado
Los nietos imposibles.
Los libros no leídos.

Una escalera hecha de ilusiones
De sueños soñados despierto.
De peldaños oníricos

El beso detrás de la puerta
La mano temerosa y la caricia temeraria.
El secreto no compartido.

La canción que no canté.
El baile que pretendí.
Los orgasmos desperdiciados.

Subir por el te quiero no pronunciado.
El abrazo reprimido.
La mujer abandonada.

Los hombres no acariciados
Las mujeres deseadas.
Los árboles no escalados.

De sueños está hecha mi escalera.
De pompas de jabón.
Cristalinas, delicadas

De burbujas luminosas
Son los peldaños
que a mi cielo me han de llevar.

De…

Ver la entrada original 38 palabras más

Hambrientos

P(u)ateando la vida. Otro blog de Golcar

image

Estábamos hambrientos de fe
Y nos dieron animales muertos
y huesos para saciarnos.

Sedientos de justicia, divagábamos
Y nos dieron a beber hierro y concreto

Teníamos hambre de guía y liderazgo
y nos trajeron chamanes
y babalawos

Queríamos respirar aires libres
Y nos dieron gases lacrimógenos

Famélicos,
con estómagos vacíos,
nos encontrábamos
y nos llenaron la panza de plomo.

Al vernos errar por colas y calles
tristes y quejumbrosos
Nos decretaron la felicidad

Ver la entrada original

Tattoo

P(u)ateando la vida. Otro blog de Golcar

image

Levanta con cuidado
La piel de mi pecho izquierdo.

Haz sobre el músculo
Un tatuaje con tu nombre.

Ahora, agarra aguja e hilo.

Pon la piel en su lugar
Y haz un zurcido invisible.

Ver la entrada original

Tía Amapola 24 – Colas, generales y Olimpíadas

P(u)ateando la vida. Otro blog de Golcar

rio

Tía Amapola, buscando noticias de Nueva York, encontró una nota que hablaba de la cola de varias cuadras que hizo la gente desde la madrugada para ir a comprar el libro de Shane Dawson.

—¿Ves cómo es la vaina, mi niño? En Niuyor hacen cola pa’comprá el libro de una yutuber y nadie dice «Pobrecitos los niuyorquenses que los humillan con esas colas». En Madrid todos los años hacen colas larguísimas pa’visitá el Cristo se Medinaceli y nadie dice «Pobrecitos los madridenses, cómo los vejan pa’podé rezá». ¡Y ni te cuento cómo son las cosas en los Estados Uníos en los blafraideis. Cola pareja, y nadie dice pobrecitos los gringos durmiendo en una cola. Pero, aquí, hacen cola pa’comprá comía y todo el mundo se escandaliza. Por lo menos aquí la cola es pa’algo importante. Aquí la cola la hacen los fans de la Harina PAN pa’comé; no por mariqueras.

—Tiíta…

Ver la entrada original 1.333 palabras más

Navegador de artículos

A %d blogueros les gusta esto: