El blog de Golcar

Este no es un reality show sobre Golcar, es un rincón para compartir ideas y eventos que me interesan y mueven. No escribo por dinero ni por fama. Escribo para dejar constancia de que he vivido. Adelante y si deseas, deja tu opinión.

Archivar para el mes “mayo, 2017”

El mar de Lecherías tiñe de sangre

P(u)ateando la vida. Otro blog de Golcar


A César Pereira,
un memoriam

Metras, había en su abdomen.
El asesino utilizó canicas
para matar a César Pereira
Tal vez, no llevaba en ese momento
su escudo tricolor para protegerse.

Las metras. Las canicas incrustadas
en su abdomen de veintiún años
no dejan rastro del arma asesina,
pero a su homicida lo vieron muchos.

El mar de Lecherías tiñe de sangre
Anzoátegui aporta su cuota de luto
y dolor a la lucha libertaria
de un país sometido a dictadura vampírica.
Un régimen con insaciable sed
de sangre joven.

Un homenaje lleno de llanto e ira
hicieron los compañeros de César
en el lugar donde cayó herido.

Allí llegó un esbirro,
a marcar posibles víctimas,
porque la dictadura se ceba en el dolor.
Infiltra sus esbirros en los homenajes
a las víctimas asesinadas,
hacen fotos y se burlan del luto.

Veintiún años tenía César,
pocos años deben haber pasado,
desde…

Ver la entrada original 78 palabras más

Textículos del revolucionario 21

P(u)ateando la vida. Otro blog de Golcar

img_20170218_014356.png

“Ahora sí es verdad que estos disociados de la ultraderecha nos vieron la cara de pendejos, camarada. Ellos son todos unos angelitos y nunca están haciendo nada. Salen a incendiar el país y a quitarnos la paz, pero cuando los matan, no estaban haciendo nada. Uno iba a comprar Harina PAN, el otro pañales, el coñito wayüu, no era que iba a saquear, sino que estaba haciendo turismo de aventura y al otro le llenaron el cuerpo de perdigones cuando iba a comprar comida. Después salen a culpar de todo al réeeeegimennnn del presidente obrero que lo único que busca en verdad es la paz, el respeto, la estabilidad y la tolerancia. Claro, se ponen a generar zozobra y pasa lo que pasa, una camarada, estresada, angustiada, nerviosa con tantas guarimbas violentas, en un ataque de nervios e ira se lleva por delante a un muchacho que, por supuesto, según…

Ver la entrada original 1.181 palabras más

No hay descanso para la tristeza

P(u)ateando la vida. Otro blog de Golcar


A Manuel Sosa,
in memoriam
.

Pensé, ya cuando el día rozaba su fin
que después de tantos días enlutados
Por fin, pasaríamos la noche
sin escuchar que la parca
se llevará a un joven.

Desmintieron el rumor
de la muerte por infarto
de la madre de Augusto Pugas,
Y me alegré.
La vida se impone,
pensé y di gracias

Pero la muerte en dictadura
nunca está satisfecha.
Antes de que el reloj
marcase las doce campanadas
la noticia llegó
como un chorro de sangre
escupido a la cara.

Manuel Sosa no aguantó.
Luchó con toda la fuerza
de sus treinta y tres años
por sobrevivir
a esa “Bala que entró por la yugular
y salió por el omóplato”.
Pero no lo logró.

Seguramente, en su agonía
pensaba que debía vivir,
por ese hijo de tres años
al que una bala,
no se sabe si de guardia
o de colectivos

Ver la entrada original 81 palabras más

El tricolor se tornó negro

P(u)ateando la vida. Otro blog de Golcar

A Augusto, a Adrián,
a Socopó.

La muerte se enseñoreó
el Orinoco se pintó de malva
desembocó en el Lago de Maracaibo
luego de aumentar su caudal en Socopó.

Los cuatro puntos cardinales
se volvieron un luto cerrado
un río de sangre
anegó el país.

Sirven balas
metras, bombas lacrimógenas,
trozos de cabillas
cualquier cosa es un proyectil
qué rompe la carne,
ciega la vida.

A Augusto Pugas, en Bolivar
La bala de un policía
le reventó en la cabeza
en la Universidad donde estudiaba enfermería
Su madre sufrió un infarto
al saber de su deceso.

A Adrián Duque, en Maracaibo,
varios disparos lo dejaron sin luz.
En su cuerpo inerte había balas
y se halló una metra.

Adrián acababa de graduarse
en Contaduría y el informe médico
sobre su muerte, rezá:

“impactado por una bala
en el intercostal izquierdo,
médicos también hallaron
trozos de metra
en el abdomen de…

Ver la entrada original 137 palabras más

A velocidad de bala

P(u)ateando la vida. Otro blog de Golcar


A Anderson Abreu Pacheco,
in memoriam

La muerte se desplaza
con velocidad de bala.

Los asesinos fueron sembrados
en todo el país.

La muerte se ceba
con sangre joven
se alimenta de estudiantes
Se nutre con la sangre
del futuro del país.

La muerte anda en moto
encapuchada y con armas

Apunta a la frente
porque a la dictadura
le molesta la mente inquieta
le estorba la inteligencia.

Por eso la bala
busca las cabezas
o los corazones
de amar a la tierra.

Al filo de la medianoche
en El Milagro de Valera
una bala llevaba escrito
Anderson Abreu Pacheco
y se le incrustó en la sien.

“Encapuchados del régimen
arrebatan la vida de otro joven
estudiante valerano”
dice la escueta noticia.

La muerte se pavonea
por todos los rincones del país
se ampara en uniformes
y en capuchas.
Se nutre con la sangre de muchachos
que mata la revolución

Ver la entrada original 17 palabras más

La revolución se hizo dictadura

P(u)ateando la vida. Otro blog de Golcar


A Erick y Juan,
in memoriam

El 23 de mayo
Barinas amaneció lluviosa
como si el cielo quisiera
borrar el horror del día anterior
lavar las manchas de sangre
pegadas al suelo.

La lluvia intentaba
apagar las brasas del horror,
disipar la humareda,
matizar con olor a tierra mojada
el hedor a pólvora
y chamusquina.

El cielo ignoraba
que durante el día
la sangre volvería a manchar
los suelos de Los Pozones.

Una bala por la espalda,
taimada y vil,
de un colectivo sanguinario
le arrebató el aliento
a Juan Sánchez a los veintiún años.

Ya los pasillos de la Unellez
–aquella Universidad llena de verdor
y de juventud que me acogía en su teatro
los mediodías de mi juventud–
no sentirán más los pasos
de su estudiante Juan.

Pero también cayó,
el mismo día
y por las mismas balas asesinas,
Erick Molina de treinta y cinco.

Protestar es un…

Ver la entrada original 94 palabras más

Otra vez la bala

P(u)ateando la vida. Otro blog de Golcar


A Miguel Bravo,
in memoriam

La fecha apenas se estrena.
Minutos han pasado de las doce.

Los corazones del país
se encuentran agotados,
doloridos,
mientras la muerte
en ceñido y compacto
traje de plomo
continúa diezmando al país.

Una bala en el pecho
–otra bala, otra vez
en el pecho–
apagó la vida de Miguel Bravo
a los veinticuatro años,
en Socopó.

Barinas cimbró desde el alba
hasta el último minuto del día
veintidós de mayo
Y el efecto telúrico
de las detonaciones de las balas
estrena el día siguiente
cuando aún la luz
parece tan lejana
en esta larga tiniebla.

Cinco jóvenes caídos
en horas
en un país que no está en guerra.

Miguel fue asesinado
por esa revolución que, durante años,
nos advirtió,
en un macabro juego de palabras,
que era pacífica;
pero armada.

Sí. Está armada
y no es nada pacífica.
Cinco familias enlutadas en Barinas
dan…

Ver la entrada original 27 palabras más

Cuatro cruces en Barinas

P(u)ateando la vida. Otro blog de Golcar

A Alfredo Carrizales,
in memoriam

De un disparo,
de un balazo,
cae un cuarto joven
en el pie de monte andino.

Barinas pasó un día de saqueos,
de incendios y de balas.
La ciudad del Palacio del Marqués
amaneció de bala.

Caen como garzas de cacería
jóvenes asesinados de disparos:

¡Pum! Uno
¡PUM! Dos
¡PUM! Tres
¡Pum! Cuatro

La ciudad se nubla
en un denso luto
Envuelto en humo y pólvora
ese luto negro
que es el país

Cae Yorman
Cae Jhon Alberto
Cae Elvis
Cae Alfredo

Veinte y dos años contó
Alfredo Carrizales.
Tendría tres cuando está historia empezó,
a manos justamente de un barinés.

Cuatro cruces quedan marcadas
sobre las calles de Barinas
con tinta sangre y plomo.

Barinas están de luto
Y toda Venezuela llora.

Ver la entrada original

La tarde se volvió luto en Palma de Oro.

P(u)ateando la vida. Otro blog de Golcar

A Elvis Montilla,
in memoriam

Los arreboles cayeron,
tiñen de joven púrpura
el suelo de la “Linda Barinas”.

Hoy no se siente
el olor del mastranto, Eladio,
el aire se impregnò
de un olor ferroso,
mezcla de sangre derramada
y pólvora.

En Alto Barinas, asesinaron
a Elvis Montilla.

Un pequeño orificio
en el lado izquierdo del pecho
y su corazón, de diecisiete años,
se destrozó.

A los diecisiete,
los corazones los destrozan,
cada dos meses,
los amores y desamores.

El de Elvis lo detuvo
una fría bala
–no sé si de policía
o de colectivo–.
Seguro, de odio.

A las seis,
“Cuando se pone mas bella
siempre la tarde”
en la “Linda Barinas”,
mataron a Elvis.

La tarde se volvió luto
en Palma de Oro.
Las flores perdieron su colorido.

Tres asesinados en un día
Tres jóvenes libertarios
cayeron en Barinas.

Y yo recuerdo una época,
cuando caminaba,
desde esa…

Ver la entrada original 44 palabras más

Guanapa existe

P(u)ateando la vida. Otro blog de Golcar


A Jhon Alberto Quintero,
in memoriam

¿Guanapa?
¿Qué es Guanapa?
¿Dónde queda?

En un segundo, la patria se nos agranda
mientras el corazón se nos encoge.
Oímos nombres de sitios
que suenan por tonos de sangre.

Aprendemos que Guanapa
es un barrio de Barinas
porque la sangre de un joven
manchó su suelo.

De un tiro en la cabeza
–siempre es en la cabeza
o en el pecho–,
mataron a Jhon Alberto Quintero.

Sobre una mancha roja
que se unirá a las otras manchas rojas
hasta formar un río de sangre
y dolor,
quedó tendido Jhon Alberto.

Con su brazo izquierdo
se tapa los ojos
como quien no quiere ver
la muerte que se aproxima.

Y como mostrando
la pobreza de ese barrio donde
cayó,
su bolsillo se da vuelta,
vacío.

Comprobamos que Guanapa existe
porque en un mayo sangriento
la sangre de Jhon Alberto
regó su suelo
al brotar…

Ver la entrada original 32 palabras más

Navegador de artículos

A %d blogueros les gusta esto: