El blog de Golcar

Este no es un reality show sobre Golcar, es un rincón para compartir ideas y eventos que me interesan y mueven. No escribo por dinero ni por fama. Escribo para dejar constancia de que he vivido. Adelante y si deseas, deja tu opinión.

Archivar para el mes “marzo, 2016”

Puntualidad

P(u)ateando la vida. Otro blog de Golcar

image

Puntualidad

El insomnio llegó puntual
Tan puntual como el corte programado de luz
Racionamiento 11:50 pm.

Puntual
como el miedo
Suenan disparos
El temor asoma por la ventana.

Ventana—mundo
Vida entre barrotes.
La vida es apenas una brizna asomada tras la reja.

Un ave canta puntual y come en el árbol de níspero.
El gato de la vecina llega puntual al balcón.

Puntualidad

El horror y el pánico
Llegan puntuales con el calor
Y el insomnio.

Lo único que no nos racionan
Es el miedo
Que llega puntual.

Ver la entrada original

Anuncios

Evasión inútil

P(u)ateando la vida. Otro blog de Golcar

image

«¡Cierren la torre a cal y canto!
¡Condenen todas sus ventanas!».
Por años permaneció encerrado.
Una burbuja impermeable.

Los libros eran sus hermanos,
Los poemas sus amigos,
Las canciones sus primas,
Las películas eran sus vecinos.

Cuando sentía que algún ruido exterior amenazaba,
subía el volumen de la música,
cantaba más alto.

Pero un día despertó,
en el muro de piedra había una grieta.
La realidad empezó filtrarse
como un chorro de luz,
Como un hilo de agua.

El ruido de una fila de gente
El sonido de un disparo
El llanto de una madre con su niño muerto en brazos por falta de medicinas
El maullido del gato que agonizaba famélico…

Dio todo el volumen al Brindis de La Traviatta
Cantó a todo pulmón una ranchera
Arrancó las hojas de Memorias de Adriano
para tapar con ellas la grieta…
Hizo una amalgama con las palabras de La Ilíada.

Nada…

Ver la entrada original 14 palabras más

El país del rebusque y la maraña

P(u)ateando la vida. Otro blog de Golcar

maraña

Es impresionante la capacidad y habilidad que hemos desarrollado los venezolanos en estos 18 años de «revolución» para de todo hacer una maraña, un rebusque, un negocio. Todo ha terminado siendo manejado con criterios de chanchullo y de mafia.

Los bachaqueros se enteran antes que los mismos dueños de los establecimientos de qué productos y a qué comercio le van a llegar. Desde horas de la madrugada se siembran en largas colas a esperar que abra el negocio, llegue el camión y despachen la mercancía.

En los concesionarios de carros no tienen repuestos para venderlos al precio marcado, pero los mismos trabajadores de esos concesionarios los «consiguen» y venden hasta por el triple de su valor.

Las baterías para automóviles las venden por sorteo de cédulas. La gente tiene que madrugar varios días en una cola para ver cuando tiene la «suerte» de que salga su documento de identidad entre los…

Ver la entrada original 543 palabras más

El futuro del país crece en una cola

P(u)ateando la vida. Otro blog de Golcar

image

Yo, de pequeño, jugaba a policías y ladrones y jugaba a la «tiendita». Esos eran algunos de mis juegos. —Si, también jugaba a «Papá y Mamá» y al «Doctor y su paciente», pero esa es otra historia—.

El juego de ladrones y policías, supongo que obedecía al hecho de ser hijo del Prefecto de La Parroquia y vivir los primeros años de mi vida metido en la prefectura, entre policías y detenidos.

El de la tienda o bodega, provenía de ver cómo todos los días, antes de salir el sol, ya se  estaba descorriendo la santamaría que mis padres tenían en un local de nuestra casa, frente a la plaza. Que me permitieran cerrar una que otra noche esa santamaría, era para mí el sumun de la alegría. Me sentía adulto, grande.

Esos eran mis juegos, porque esa era mi cotidianidad. Esa era mi «normalidad».

Después de morir papá, muchas…

Ver la entrada original 353 palabras más

La otra isla, de Francisco Suniaga

P(u)ateando la vida. Otro blog de Golcar

image

A «La otra isla» de Francisco Suniaga, llegué tarde. Acabo de leerla en su undécima edición por Oscar Todtmann Editores de 2014. Su primera edición fue en 2015.

Llegué tarde pero no quiero dejar de decir que es una gran novela. Más allá de la historia policial característica de una novela negra, es grande por la manera de mostrarnos a Margarita, esa isla que como se descubre en el libro es mucho más que playas paradisíacas y una avenida 4 de Mayo para comprar. Tras esa isla turística que todos visitamos, hay una vida que retrata Suniaga con maestría y elocuencia. Una cotidianidad signada por la violencia y por submundos como el de las peleas de gallos.

La estructura de la novela me llamó la atención porque es menos convencional de lo esperado para el género. Arranca la historia con unos personajes y un ambiente que son abandonados en el…

Ver la entrada original 786 palabras más

Un año sin Luis

P(u)ateando la vida. Otro blog de Golcar

image
Hoy, en el cielo busqué tu mirada,
Gusano.
En los zapatos de los viandantes,
En los pliegues de las manos de un viejo.
En los conos negros que anuncian la Semana Santa en Sevilla.
La Semana Santa en Petare.

Buscaba «algo» en el cielo incandescente de Maracaibo.
Con «alegría sincera» apartaba nubes impertinentes queriendo encontrar tu risa.
Tu desparpajo.
En la mirada de un «loco»  callejero
en el fantasma de un perro.

Cuando ya me daba por vencido,
pensando que te habías ido definitivamente,
tras la celosía de cirros,
un ángel de alas inmensas
dejó caer una flor marchita sobre un manto negro.

Entonces supe que estás allí.
Como siempre,
En el cielo «azul Brito» .
Para recordarnos que somos finitos,
como esa flor que conoció hermosos días.
Efímeros y trascendentes.
La «vida humana»
Como la retrataste.

Ver la entrada original

Navegador de artículos

A %d blogueros les gusta esto: