El blog de Golcar

Este no es un reality show sobre Golcar, es un rincón para compartir ideas y eventos que me interesan y mueven. No escribo por dinero ni por fama. Escribo para dejar constancia de que he vivido. Adelante y si deseas, deja tu opinión.

Herida

P(u)ateando la vida. Otro blog de Golcar

De la herida en mi pecho
ya no queda cicatriz

Tu puñalada
fue borrada por otros dolores
de los que apenas quedan rastros.

Pero, a veces,
cuando apareces
de improviso
Un rencor efervescente
se agita en mi colon.

¡Tanto que pudo ser!

Tanto amor repartido
en otros cuerpos.

Ver la entrada original

Anuncios

Raíces

P(u)ateando la vida. Otro blog de Golcar

Nacen en cualquier grieta
del asfalto caliente
contaminado

Florecen entre las juntas
del cemento
que une los ladrillos.

Crecen en las ranuras
del concreto armado.

Verdean con sol
sin tierra
con gotas de agua.

Yo no.
Yo necesito tierra húmeda
fertil
Cobijo de sombra
agua clara.

Sin tierra marrón rojiza
para hincar mis raíces
me agosto
me consumo
Me torno uva pasa.

Sin tierra,
me seco
en esta aridez
que me deja
músculos exagües
y pies ardidos.

Ver la entrada original

La verdad de mis imágenes

P(u)ateando la vida. Otro blog de Golcar

Yo «maquillo» las fotos porque, por lo general, las cámaras no captan lo que yo estoy viendo. La realidad de la imagen que queda registrada no se compadece con la «realidad» real de lo que estaban viendo mis ojos.

Es como si existieran dos realidades, la que veo en directo y la que capta la cámara.

Entonces, yo me dedico a editar cada imagen con la finalidad de que las dos realidades sean una única realidad. Trato con la edición de hacer que la realidad mostrada en la foto se parezca lo mas posible a la realidad que percibieron mis ojos y que quedó registrada en mi mente.

Tal vez, al final, surge una tercera realidad.

¿Quién puede decir cuál de las tres viene a constituir la verdad?

Ver la entrada original

Ángel

La bala de la dictadura no caduca

P(u)ateando la vida. Otro blog de Golcar

A Luis Guillermo Espinoza,
                                        Totti,
                       in memóriam.

Totti se cansó de luchar
contra la bala asesina
que tardó más de dos meses
en lograr su cometido.

La violencia de la bala
de la represión, en dictadura,
no parece tener
fecha de caducidad.

La bala de la dictadura
no caduca,
no tiene fecha de vencimiento.

El cinco de junio
Totti, Luis Guillermo Espinoza,
estaba en un plantón
en Los Tulipanes, Carabobo.
Protestaba contra la instalación
de una Asamblea Nacional Constituyente
que emergería de entre los charcos
de sangre de Libertadores.

Protestaba por su convicción
por su libertad,
por su futuro.
Cuando la dictadura,
con una bala en la cabeza
sembró en él la muerte
que hoy cosechó
su último…

Ver la entrada original 123 palabras más

Almendrón

P(u)ateando la vida. Otro blog de Golcar

Aunque arranquen de raíz,
los almendrones,
no podrán borrar
los viejos juegos
bajo su sombra.

Ver la entrada original

No hay dolor nuevo

P(u)ateando la vida. Otro blog de Golcar

Un hombre sintió
la punta de la lanza en su costado
Los clavos horadaron carne y hueso.

La traición
fue otra herida
otra lanza
otro clavo.

No hay dolores nuevos

La burla, el acoso,
las espinas en la sien,
el abandono del padre.

Dolores viejos, encarnados
Y 39 azotes
que llagaron la carne.

No hay dolor nuevo

Una mujer,
una madre,
vio morir a su hijo
sufrió su martirio
lo recibió en sus brazos.

No hay dolor nuevo

Todos los dolores
ya han sido estrenados
El dolor es vetusto
Inmemorial

No hay duelo inédito.

Ver la entrada original

Tiempo Añil de Karla Castro

P(u)ateando la vida. Otro blog de Golcar

Qué triste. Qué duro. Qué profundo es «Tiempo Añil».

Profundo como un océano. Índigo.

Tal vez sea cura, como el de metileno, como la violeta de genciana, para sanar tanto dolor, tanta soledad, tanto acoso.

Es el dolor de quien deja de ser pájaro cuando su brazo renuncia a ser ala. Y regresa para descubrir que ya no hay nido.
Termino el «Tiempo Añil», y siento que cobijo a Karla Castro B. Con un algodón, anegado de azul de metileno, sano sus heridas, la saco de ese mar tan oscuro, tan azul, tan añil, para ponerla bajo la luz. Recuerdo la oración al sol y se la dedico:

Tú, fuente de todo poder,
cuyos rayos iluminan el mundo entero
penetra así mismo en mi corazón
para que también él
pueda realizar tu labor.

«Tiempo Añil», Karla Castro B. OT editores

Ver la entrada original

Diarios de rehab de José Antonio Parra

P(u)ateando la vida. Otro blog de Golcar

«They tried to make me go to rehabI said, “no, no, no”Yes, I been blackBut when I come back, you’ll know, know, knowI ain’t got the timeAnd if my daddy thinks I’m fineHe’s tried to make me go to rehab. I won’t go, go, go.

The man said, “why do you think you here?I said, I got no idea».

Mientras leía «Diarios de Rehab», Amy Winehouse taconeaba por mi cabeza y se le unía a su desgarbado paso, el de mi hermana Yajaira, fallecida ya hace un año siendo aún joven para morir.

Si bien Yajaira no murió por sobredosis, su cuerpo, en los inicios de la cincuentena, acusaba los abusos de las drogas durante casi treinta años. La marihuana, la cocaína, el crack y quien sabe que otras sustancias psicotrópicas marcaron de tal manera sus órganos internos, que llegó…

Ver la entrada original 754 palabras más

Condiciones para hacerte el amor

P(u)ateando la vida. Otro blog de Golcar

Algunas condiciones aplican
para hacerte el amor:

Quiero hacerte el amor en la mañana,
con la arepa del desayuno.

Quiero hacerte el amor a mediodía,
con el pousse café o el postre.

Quiero hacerte el amor para la cena
o antes de dormir.

Quiero hacerte el amor de madrugada
cuando despierto con algún temor.

Si llueve,
quiero hacerte el amor
bajo la lluvia

Si hace calor,
quiero hacerte el amor
entre sudores.

Si hace frío,
quiero hacerte el amor
bajo el edredón.

Me gusta hacerte el amor en la montaña
excitado por el olor a verde y tierra mojada

Me gusta hacerte el amor en la playa
con el aroma erótico del mar.

Me gusta hacerte el amor con luz de luna
lamiendo el brillo de tu piel.

Me gusta hacerte el amor a pleno sol
sorber el sudor fresco de tu pecho.

Imagino hacerte el amor en el balcón

Ver la entrada original 87 palabras más

Navegador de artículos

A %d blogueros les gusta esto: