El blog de Golcar

Este no es un reality show sobre Golcar, es un rincón para compartir ideas y eventos que me interesan y mueven. No escribo por dinero ni por fama. Escribo para dejar constancia de que he vivido. Adelante y si deseas, deja tu opinión.

Navidad de zombies

P(u)ateando la vida. Otro blog de Golcar

Qué triste suena la gaita
en un mundo de zombies

La gente deambula
por los pasillos del centro comercial
poca gente, en realidad.

Desanda.

Si se apagara
el triste canto navideño
que sale como un pésame
de los parlantes
escucharíamos el rugido
de cadenas que se arrastran.

Somos fantasmas
en un pueblo abandonado
no hay cascabeles en la navidad
sólo un murmullo tenue
de oración no respondida

un llanto quedo
que ya ni siquiera moja

Un grito mudo.

Pasos de tacones sin tapitas
que trepidan en las tiendas vacías
sin clientes
sin mercancías.

Golcar Rojas, diciembre 2017

Ver la entrada original

Anuncios

«La única hora» de Alberto Hernández

P(u)ateando la vida. Otro blog de Golcar

«No hallarás otra tierra ni otro mar.
La ciudad irá en ti siempre. Volverás
a las mismas calles. Y en los mismos suburbios llegará tu vejez;
en la misma casa encanecerás»
.
Constantino Kavafis

Ingrid e Ignacio, los protagonistas de La única hora, la novela de Alberto Hernández (junio, 2016), son producto de la diáspora venezolana, resultado de la desbandada de venezolanos que se han diseminado por todo el mundo gracias a la revolución de Chávez. Pero, eso es un detalle meramente anecdótico que sirve para darle un toque de realismo, un ancla a la realidad a la construcción narrativa de Alberto Hernández que termina siendo un delicioso juego.

La única hora es una novela lúdica, es un rompecabezas que se va armando a medida que uno lee la historia. Alberto Hernández con maestría hace juegos de desdoblamiento con la ficción y la realidad, y se vale de un…

Ver la entrada original 432 palabras más

Sobrevivientes cotidianos

P(u)ateando la vida. Otro blog de Golcar

Agota este vivir
tratando de evitar
lo inevitable
Tratando de de retrasar
lo que ha de llegar
Tratando de posponer
la tragedia.

Una flor que pide lluvia
para seguir viviendo
a sabiendas de que viene un deslave.

Intentar
cada día
a cada instante
ser de los últimos
que arrastre el vendaval.

Nos agostamos
al pretender escondernos
de nuestra sombra.

Golcar Rojas, diciembre 2017

Ver la entrada original

Sueños

P(u)ateando la vida. Otro blog de Golcar

img_20171202_134322-1266004356.pngSueños de fotografía

Esta mañana desperté con el puño apretado
No quería soltar una esponja con pigmentos rojizos
En una playa soleada, Luis Brito daba brinquitos
El cielo estaba tan azul como correspondía
Y El Gusano alegre me enseñaba a retratar
A un niño pelirrojo y pecoso
Esquivo a la cámara…

***

La visita

Anoche los muertos me visitaron
En mis sueños siguen vivos.
Están en la playa
Sonríen alegres
Mamá y Luis Brito se conocieron
Bajo un cielo azul
A la orilla del mar.

***

Sueño impío

En el sueño, un hombre se masturbaba frente a un nacimiento, al momento de eyacular, fue tomando las piezas una por una y dejando semen en la cara de las imágenes.
Una mujer escandalizada, al verlo, decía entre señales de la Cruz que eso era un pecado, que eso era muy malo.
Yo le replicaba que Dios está arriba y mira para…

Ver la entrada original 20 palabras más

Biografía

P(u)ateando la vida. Otro blog de Golcar

Puedo hacer de mi biografía
Un drama
Una comedia
Una tragedia
Un chiste
Una morisqueta
Una mueca

Según qué cuente
Según cómo lo cuente.

En mis zapatos
llevo granos de arena
de todos los caminos recorridos
y en esos caminos
quedaron trozos
de la piel de mis pies.

No he tenido padrinos
ni apellidos históricos
Lisonjas otorgo las justas
Mi vida la he ido haciendo
a fuerza de andar y parar.

Me he hecho trizas mil veces
para volverme a armar cada vez
Me negué tres veces
y al cantar el gallo
me volví a encontrar.

Batallo contra mi mismo
contra mis pulsiones
siempre la lucha es conmigo
nunca contra el otro.

A veces gano
a veces pierdo
siempre me venzo
para poder alcanzar el triunfo
y ser.

He mudado la piel
la he dejado a la orilla del camino
hasta llegar a tenerla traslúcida
como alas de libélula.

Aprendí…

Ver la entrada original 153 palabras más

El último punto

P(u)ateando la vida. Otro blog de Golcar

Miedo. Un miedo desconocido hasta ese momento sintió cuando tecleó en la computadora “Mi tía”, el título de una historia que tenía tiempo deseando, necesitando, escribir.

Leyó las dos palabras en el monitor brillante y los dedos se le paralizaron. Como hipnotizado, sus ojos permanecían fijos sobre las cinco letras.

Incapaz de escribir una sola palabra más, cerró el archivo. Un terror desconocido le impidió siquiera volver a intentar escribir.

No era miedo a un dolor físico lo que lo abrumaba, como cuando uno teme quemarse al pasar sobre una hoguera encendida. Tampoco se parecía al miedo casi animal que experimentaba cuando, en la calle, le gritaban insultos o le amenazaban con golpearlo por ser diferente.

El temor de ese momento, no lo había sentido antes. Se parecía un poco al vacío en la boca del estómago, cuando miraba hacia abajo desde la azotea de su edificio y sentía…

Ver la entrada original 1.219 palabras más

Imposibles

P(u)ateando la vida. Otro blog de Golcar

¿Cómo hablar del silencio
sin romperlo?

¿Cómo escribir de la página en blanco
sin mancharla?

¿Cómo creer en el presente
si al pronunciarlo ya es pasado?

¿Cómo hacer que algo exista
sin nombrarlo?

Golcar Rojas, noviembre 2017

Ver la entrada original

Mi plaza

P(u)ateando la vida. Otro blog de Golcar

Donde vaya, llevaré mi plaza
Un cerezo en flor
me recordará sus almendros
y en los olivares, mis ojos verán
los árboles de mamón
que llenaban de frutos
las cuatro esquinas de mi plaza.

No habrá palmeras en el mundo
que no sean las altas palmeras
de mi plaza
Y treparé los postes de los parques
en honor a los postes de esa plaza.

Un busto de Napoleón, de Washington,
una escultura de José de San Martín o de O’Higgins o de Artigas
siempre serán la estatua de mi plaza
la que escalaba con diminutos pies
hasta alcanzar el busto de Bolívar.

Y en cualquier banco de parque
donde me siente
sentiré en mis nalgas, el frio granito
de los bancos fríos de mi plaza.

Cada repique de campanas
en cualquier ciudad
serán las campanas de la iglesia
frente a mi plaza las que doblan.

Y sobre mi frío cuerpo

Ver la entrada original 23 palabras más

Dos de albahaca y luna

P(u)ateando la vida. Otro blog de Golcar

El olor de la luna

La luna tiene olor a albahaca
huele a cariño
La luna trae olor de madres
huele a abuelas
La luna exhala olor de amor
huele a hogar
La luna tiene olor a albahaca.

Golcar Rojas, noviembre 2017

En mi ventana

Luna y albahaca
Atrás la sombra del mango
A través de mi ventana.

Golcar Rojas, noviembre 2017

Ver la entrada original

Ausencia de Dios

P(u)ateando la vida. Otro blog de Golcar

Y algunos sentirán alivio
al ver que tienen comida guardada
y serán de los últimos en morir de inanición.

Y otros respirarán tranquilos
porque tienen reservas de antibióticos
y serán de los últimos diezmados por la escasez.

Y los que tienen comida guardada
comerán sin hacer ruido
a puertas cerradas
con cerrojos y pestillos pasados
en portones y ventanas
escondidos del vecino hambriento
con quien no compartirán su pan
porque la hambruna azota
y hay que rendir las reservas.

Y los otros verán morir al amigo
por falta del antibiótico
que no le darán
porque el próximo enfermo
puede ser de los nuestros.

Y unos y otros comerán
y sanarán con la culpa en el pecho
hasta que ya
no habrá comida en la despensa
ni medicina en la caleta.

Y la revolución
alcanzará a los unos
y a los otros
y morirán de hambre
y desasistidos.

Y unos maldecirán

Ver la entrada original 41 palabras más

Navegador de artículos

A %d blogueros les gusta esto: