El blog de Golcar

Este no es un reality show sobre Golcar, es un rincón para compartir ideas y eventos que me interesan y mueven. No escribo por dinero ni por fama. Escribo para dejar constancia de que he vivido. Adelante y si deseas, deja tu opinión.

El chavismo como forma de ser del venezolano

mapa3

A veces pasan cosas que me hacen pensar que el chavismo no es algo exclusivamente de los chavistas. El chavismo parece ser una forma de ser del venezolano en general. Una conducta atávica, una tara, que será muy difícil de erradicar.

Cuando no asumimos nuestras pifias. Cuando reaccionamos con violencia a las críticas justificadas. Cuando volteamos a ver quién está al lado para achacarles la culpa de nuestros errores. Cuando nos apoyamos en la mediocridad del régimen para pretender justificar la nuestra. Cuando una crítica la asumimos como una ofensa. Estamos actuando como chavistas, aunque seamos acérrimos opositores.

La historia de hoy comenzó hace algunos meses. Cuando la escasez de productos empezó a hacerse más grave y los proveedores empezaron a tener graves fallas de productos. Cada vez tenían menos inventario y los productos más caros. Los beneficios como créditos y descuentos los fueron eliminando. Nada que en época de crisis grave uno no pueda prever y entender.

Mientras el país estaba relativamente “bien” -hace tanto que no lo está ralmemte-, los proveedores tenían una atención también relativamente “buena”. Los vendedores hacían más o menos bien su trabajo. Visitaban, tomaban pedidos, despachaban y cobraban. Lo normal. Lo básico y sin esforzarse mucho. No era una atención especialmente buena pero con lo mínimo teniamos.

El problema vino después. Cuando las dificultades para adquirir los productos se incrementaron y en esa misma proporción, lamentablemente, fue disminuyendo la atención.

Este drama, que llegó hoy a su clímax,  se inició hace unos meses.

Necesitaba unos productos para mi tienda y un distribuidor de Valencia los tenía, como en efecto pude constatar en la lista de precios que cada dos o tres días me actualizan por e-mail.

Hice lo habitual. Llamé varias veces a la vendedora para hacer el pedido. Su celular no conectaba. A los días, luego del cuarto intento infructuoso, le pasé por mensaje de texto mi pedido, como había hecho en innumerables ocasiones.
Pasaron los días y ni señas del pedido ni de la vendedora. A los dos meses de espera, decidí llamar a la compañía en Velencia. No lo había hecho antes para no dejar mal parada a la chica con sus jefes.

-Ella tiene dos meses sin teléfono.
Me respondieron al otro lado de la línea. Sólo les pedí que le dijeran que pasara por mi tienda.

A los 15 días se apareció. Cuando le dije que tenía dos meses tratando de hacer un pedido, se limitó a decirme que no tenía teléfono pero que le podría haber enviado el pedido por el correo que ella me envía la lista de precios. Para ese momento, ya no quedaba en inventario ninguno de los productos que yo precisaba.

Le expliqué que no sabía que ese era su correo porque venía a nombre de la compañía y no sabía si recibían pedidos por esa vía. Y le dije, a manera de consejo, que si no le parecía que lo más apropiado hubiera sido que por ese mismo correo ella enviase un texto explicando su problema con el teléfono y que mientras lo solventaba hiciéramos los pedidos a través del correo.

Se limitó a levantar los hombros y decir:

-Ay, Golcar, no pelees que a nosotros se nos está haciendo muy difícil trabajar y si sigues peleando te vas a quedar sin proveedores.

Pasó.

Un mes después, cuando me llegó la lista de precios con productos que estaban escasos y ellos tenían. Hice mi pedido por correo. Al día siguiente me llegó la respuesta. En ella me aclaraban que para despacharme lo pedido había ciertas condiciones como comprar junto lo que pedí algún otro producto de baja rotación (huesos en pocas palabras) y que me indicarían en otro correo las cantidades que me asignarían de acuerdo al inventario disponible. Supuse que lo hacían así para cubrir a todos sus clientes por igual o, al menos, a la mayoría.

Perfecto. Me calaré sin pelear las condiciones. Pasaron 15 días, un mes. Ni señas del correo ni de la mercancía pedida. Vuelve a llegar un mail con la actualización de la lista de precios y les respondo:

“Me quedé esperando el último pedido. Quedaron en que avisaban cómo distribuirían la mercancía para cada cliente y de eso hace ya casi un mes y nada. Ni aviso ni mercancía,”.

15 días más y nada.

Hoy se aparece la vendedora a cobrar una factura. Le digo:

-Ustedes no quieren servir para nada.

Cara de Calimero. Pucheros. Trompita. La retahíla de excusas. Que la compañía. Que la escasez. Que el país…

No sé con qué rocambolesca figura todo terminó siendo mi culpa por la semana que me tomé de descanso. Justo en esos días ella se apareció. A cobrar, no a recibir pedido que se supone ya estaba hecho, pero creyó que me podía engañar.

Me alteré. Bueno, no me alteré. Se me fueron los tapones. La grité feo. Muy feo, para decirle que lo único que yo pedía era una respuesta. Un correo que dijera que no me despacharían lo pedido. Que no me vistiera que no iba.

Se ofendió por los gritos. Bajó la mirada.

-¿Qué culpa tengo yo de que el país esté hecho mierda?

Nunca asumió su pifia. Fue incapaz de decir “Discúlpame, he debido avisarte”. Todo fue el país que no sirve y que ella no era la única vendedora que fallaba, que en todas las compañías estaba pasando lo mismo porque “ESTE PAÍS NO SIRVE”.

Alterado, le hice su cheque mientras con excesiva grosería le decía:

-El problema no es la crisis ni el país. El peo no es el gobierno. Eso es otra cosa. El problema es que tú no sirves para un coño. Eres incapaz de atender a un cliente como se debe. Un simple correo a tiempo explicando la situación es lo único que tenías que hacer y no dejarme en el aire. ¡El problema eres tú! Y tu excusa es el país, y la crisis, y tus jefes, y la compañía. Con eso pretendes justificarte.

Ahí rodó otro proveedor. Gracias, por favores recibidos.

Pero entonces me queda esa sensación de que el chavismo es una forma de ser que no tiene nada que ver con estar de acuerdo con el régimen, con apoyar y votar por los que gobiernan. Esa actitud de responder a la crítica con ataques, de justificar las pifias propias en el otro, de asumir que si todo el mundo lo hace así yo también lo voy a hacer aunque sepa que no está bien. Esa capacidad de usar la mediocridad del otro para justificar la propia. Ese “Lo hacemos porque siempre se ha hecho así. Porque los otros también lo hacían o lo hacen”. Y, finalmente, el “Lo hago porque me da la gana”, conductas y actitudes tan exhibidas en cadenas de medios durante estos últimos 16 años, han calado en nuestros huesos ¿o venía desde antes en nuestros genes?

¿Es posible que el venezolano haya sido chavista aún antes de Chávez? ¿Que el chavismo sea nuestra forma de ser?

Golcar Rojas

Anuncios

Navegación en la entrada única

6 pensamientos en “El chavismo como forma de ser del venezolano

  1. Lala de Balestrini en dijo:

    Pues la verdad pareciera que ahora se apuesta a ver quien sirve menos y peor, y esto es en todos lo aspectos y renglones de la vida, es terrible cuando uno llega a un estableciminto y primero lo tratan como si fuera a pedir, segundo como si fuera un ladròn y tercero porque a nadie le importa atender a nadie, voya relatar algo que podrìa ser hasta insignificante si no fuera por el tema que estamos tratando: estando yo en el aeropuerto de Maiquetia me acerco a un sito de esos tipo kioskos que hay en los aeropuertos y en los centros comerciales, estaba la dependiente sentada en un banquito y yo “buenas tardes” la chica no se molestò en contestar, y yo le pido “por favor un trydent de yerbabuena” (que los estaba viendo alli en la excibicion) me dijo ” no, ya està cerrado” y entonces yo con toda la ironia del caso le dije “como se ve que el negocio no es suyo, porque si fuera de usted no hiciera esto” y me fui, eso es parte de lo que nos està pasando en estos momentos, a nadie le importa si està bien hecho o si està mal , se tiene un negocio y no se preocupan en que la gente se sienta bien atendida, eso no es importante, lo importante es que ese negocio me estè dando billetes y mas nada,yo no digo que antes del difunto no existìa esto, claro que existìa pero era en menor escala y entonces se podìa escoger donde ir, pero ahora parece que todo el mundo tuviera patente de corso para hacer lo que le venga en gana, maltratando, faltandole el respeto a los demàs, y aquì no està pasando nada, creo yo, que tambièn se necesita mucha educaciòn desde el seno de nuestros hogares donde lo que le siembran desde pequeños no se pierde nunca, hablar con los jovnes y los niños de lo que està mal para poder cambiar estas actitudes tan hostiles, no va a a ser fàcil pero hay que intentarlo.

    Me gusta

  2. Excelente post, con el que estoy totalmente de acuerdo. Debo decir con tristeza que pienso que esto sí existía antes del chavismo, y que el chavismo simplemente le dio cancha, rienda suelta. Es la mediocridad entronada. Creo que te he contado de la vez que me gritaron “cochina” por recoger los desechos de mi perro en la calle, eso fue mucho antes del chavismo. Desde entonces me sentí extranjera en mi propia tierra. Cuando ganó el cadáver insepulto simplemente lo confirmé.

    Le gusta a 1 persona

  3. pollinob en dijo:

    ¡Por supuesto que ese comportamiento existía antes del chavismo! Es solo que, como tantas otras cosas, se ha exacerbado, condimentado y puesto esteroides. Quizá el chavismo no es la causa de lo que somos, sino su consecuencia, pero con seguridad su existencia no ayuda. En la medida en que todas las actividades de la vida civilizada se sigan envileciendo, esos comportamientos serán cada vez más la norma.

    Le gusta a 1 persona

  4. ¿Y la actitud “chavista” tuya, dónde la dejas? Lo cortés no quita lo valiente, siempre me lo metieron en la cabeza desde mi infancia. No, no hemos sido chavistas siempre, lo que pasa es que con un sólo chavista de mente que haya en la cadena, ya lo demás se descompone. Para esa gente, nadie importa y no se respeta a nadie. Cada día la moral va por el suelo. Fíjate, la vendedora, te aguantó los gritos y las ofensas… Yo te habría dado una cachetada. Yo también fui distribuidora, visité clientes, atendí clientes, satisfice clientes… y sí puedo decir que era otra época, donde ciertamente “el cliente tiene la razón” y las empresas lo tenían como norma. En estos momentos la consigna es: armarse de paciencia y buscar las cosas, no esperar correos ni avisos, convencerse de que la actitud amistosa y hermanada del venezolano se está yendo al carajo… al menos que todos nos esforcemos en rescatarla. Un beso y Dios te bendiga y cuide mucho a tus animalitos.

    Me gusta

  5. No creo que todos los venezolanos sean chavistas de comportamiento, tengo la esperanza y la fe puesta en las que no son…gracias por sus escritos

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: