El blog de Golcar

Este no es un reality show sobre Golcar, es un rincón para compartir ideas y eventos que me interesan y mueven. No escribo por dinero ni por fama. Escribo para dejar constancia de que he vivido. Adelante y si deseas, deja tu opinión.

Cerro Monserrate

IMG-20130924-12707Cuando viajo a una ciudad que no conozco, me gusta ir con los sentidos bien abiertos a todo lo que se pueda presentar en el camino. Me me agrada cuando las ciudades se me van descubriendo espontáneamente, sin mucha planificación. Algo así a “como va viniendo vamos viendo”. Planificar solo lo absolutamente necesario y siempre estar dispuesto a cambiar el rumbo si se presenta una alternativa diferente.

Así nos pasó un día a Cristian y a mí en Bogotá cuando salimos de la casa derechito al centro de la ciudad para recorrer de nuevo, con calma, los lugares enseñados por “Popeye”, el indigente guía turístico de la Plaza Bolívar el día anterior. Queríamos entrar a las iglesias, hacer fotos y ver qué novedades IMG-20130924-12605nos deparaba esa interesante y concurrida zona de Bogotá.

Como el día anterior, tomamos en la misma parada la buseta que ponía en el aviso “Germania”. El recorrido parecía el mismo pero, en algún momento indeterminado por nosotros, cambió el rumbo y no dobló como pensábamos que lo haría. La buseta siguió cerro arriba y nosotros aprovechamos para pasear. Pasamos por la estación del teleférico de Monserrate y continuamos subiendo. Entre las humildes viviendas había unos claros que permitían observar algunas vistas espectaculares de la ciudad abajo.

Cuando llegamos a la parada de Funda Vitro, el conductor nos indicó que hasta allí llegaba el recorrido.

-¿Podemos volver a bajar con usted? Pregunté.

-Sí, cómo no. Solo tienen que cancelarme un nuevo pasaje.

Estábamos en el barrio Egipto, un estrato de los más pobres de Bogotá. Ubicado en la circunvalar. Cuando le contamos a “Super Nuvia”, la asistente de Idania, nuestra travesía, nos dijo:

-¡Qué locos! Eso es peligrosísimo. Es estrato 2.IMG-20130924-12611

-Pero no nos bajamos de la buseta- Dije.

-De todos modos en muy peligroso- Sentenció.

No obstante, días después conocimos por la estación Las Aguas a una vendedora ambulante que vive por el Guavio, un barrio vecino al Egipto quien nos dijo que no es tan peligroso.

-Yo bajo y subo todos los días a pie. Es solo cuestión de saber por dónde y a qué horas andar por allí.

Cuando ibamos descendiendo del Egipto, decidimos quedarnos en la estación del teleférico. Y subir al Monserrate, una visita que teníamos programada para el día siguiente pero, ya que estábamos…

Compramos los dos tickets para subir por 13 mil pesos cada uno y, venciendo mi terror a las alturas, me encaramé en el vagón. La subida es suave y rápida, no tuve tiempo de desarrollar mi vértigo.

IMG-20130924-12640El clima arriba estaba cálido aunque soplaba viento frío. Era un día soleado con cielo espectacularmente azul adornado con hermosas nubes blancas. Las vistas de Bogotá, la inmensa Bogotá, desde los 3 mil 200 metros de altura sobre el nivel del mar del Monserrate son indescriptibles. Es como sentir una gran metrópolis a tus pies.

Hicimos el camino del Vía Crucis escenificado en cada una de las 14 estaciones con esculturas a lo largo del recorrido. Visitamos el mercadito de artesanías y comiderías y visitamos la iglesia con su hermoso Cristo del Monserrate.

Había mucha vigilancia policial por todos lados. Efectivos especialmente formados para interactuar y respetar al turista sin amedrentar. Su función es orientar y brindar seguridad.IMG-20130924-12710

Un uniformado que apenas debe pasar de los 18 años con cara como de 16, me contó que empiezan a subir a las 5 de la mañana todos los días por el sendero a pie. Sube un gran número de efectivos pues van dejando apostados en el camino, cada cierta distancia, policías. Quienes tienen que llegar hasta el tope, arriban a su puesto de trabajo al filo de las siete de la mañana. El muchacho tiene 6 meses de alistado y aunque no parece entusiasmarle mucho su trabajo, especialmente los días que le toca subir el cerro, lo hace -como la mayoría de los colombianos en sus empleos- de buen humor y con amabilidad.

Carolina y Javier son una pareja de chilenos que conocimos arriba y con quienes compartimos impresiones del viaje. Venían de estar dos días en Cartagena, disfrutando de las cálidas playas y vinieron a dar un paseo por Bogotá. La pareja nos dejó con el gusanito de ir algún día a conocer Chile, su país y gracias a ellos decidimos comer en el Santa Clara un elegante restauran en Monserrate de comida típica colombiana, con una hermosa construcción de estilo europeo y fabulosas vistas de la ciudad.

No puedo decir que la bandeja paisa que me comí (frijoles rojos, arroz, carne molida, chicharrón, aguacate salchicha y huevo frito) es de las mejores que he comido -las de Cartagena son insuperables-, pero estaba sabroso, con una sazón más suave, como para complacer paladares gringos o europeos pero que a quienes conocemos el sabor de la comida de Cundinamarca nos deja con ganas. El precio bastante costoso, por un 30 por ciento del valor IMG-20130924-12715del plato en el Santa Clara es posible conseguir en las comiderías de la zona G una bandeja paisa con sabores más autóctonos.

En Monserrate conocimos a los integrantes de un grupo argentino llamado “Qué más?!” Quienes me invitaron a escuchar una canción dedicada a un guerrillero de las Farc asesinado. Los músicos vinieron a Colombia para la grabación de un video clip. Luego de la canción al guerrillero, me dieron los huevitos azules de madera para acompañarlos a tocar una rica y rítmica cumbia villera. Toda una experiencia, en verdad.

A eso de las cuatro y pico de la tarde tomamos el vagón para descender y nos fuimos en buseta

Grupo argentino "Qué más?!"

Grupo argentino “Qué más?!”

hacia el centro, a los alrededores de la Plaza Bolívar a ver que sorpresa nos deparaba la ciudad. Esa es una zona por la que jamás me cansaré de andar. En esa oportunidad había musica del altiplano andino y unas bellas llamas en la plaza.

Entramos a visitar la antigua Ermita de la Vera-Cruz, hoy iglesia de la Vera Cruz, parcialmente destruida en un terremoto y reconstruida.

Caminando por la hermosas y antiguas calles del centro, tropezamos con El Museo de Bogotá, una bella casa colonial restaurada en la que estaba en exhibición una muestra fotográfica llamada “Dogs days in Bogotá”, del fotógrafo estadounidense Alec Soth quien montó su exposición con las imágenes que fue obteniendo en los meses que duró el proceso de adopción de su hija.

IMG-20130924-12731Son fotografías entre artísticas y documentales, que transmiten la angustia vivida por el fotógrafo en esos días de incertidumbre y que nos dan una clara impresión de la Bogotá que recorrió y fotografió para crear un álbum familiar que le mostrase a su hija, en un futuro, sus orígenes.

Impactado por la fuerza de las imágenes y la carga emotiva de esas fotografías de perros, paisajes y gente, colombianos de a pié, con fuertes cargas emocionales en las poses y miradas, salimos del Museo de Bogotá para irnos a descansar, a eso de las ocho y pico de la noche, cuando ya el vigilante había trancado la puerta de entrada porque el museo había cerrado.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Posts relacionados:

Bogotá 1 – Maracaibo-Bogota, tan lejos tan cerca: http://wp.me/p2UoX7-1Kd

Bogotá 2 – Bogotá: http://wp.me/s2UoX7-bogota

Bogotá 3 – Popeye en Bogotá: http://wp.me/p2UoX7-1KE

Anuncios

Navegación en la entrada única

4 pensamientos en “Cerro Monserrate

  1. Lala de Balestrini en dijo:

    Muy buen relato del cerro de Monserratte, fue el lugar donde mas frìo sentì en mi estadia en esa Ciudad, mientras caminaba hacia la capilla pero al entrar a un cafè que hay en la entradita se me pasò, la Capilla es hermosa, invita al recogimiento y a la oraciòn,le quiero preguntar como hicieron para comer en ese restaurant cuando yo fui quise entrar a comer y me dijeron que era con previa reservaciòn y me tuve que conformar solo con verlo, eso si, estaba repleto de gente quise tomar una foto y no me lo permitieron por el mismo motivo el portero muy amablemente me dijo “no se permiten las fotos cuando hay gente adentro, por medidas de seguridad” y yo respetando las òrdenes me conformè solo con ver, pero si, es visita obligada al visitar Bogotà ir hasta el cerro de Monserratte y disfrutar Bogotà desde las alturas que se ve espectacular.

    Me gusta

  2. Margarita Liscano en dijo:

    Buen recorrido, gracias Golcar por invitarnos a viajar contigo a través de tus relatos.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: