El blog de Golcar

Este no es un reality show sobre Golcar, es un rincón para compartir ideas y eventos que me interesan y mueven. No escribo por dinero ni por fama. Escribo para dejar constancia de que he vivido. Adelante y si deseas, deja tu opinión.

Maracaibo-Bogota, tan lejos tan cerca

El vuelo que debía salir a las 6 pm. despegó poco antes de la 9 pm.

El vuelo que debía salir a las 6 pm. despegó poco antes de la 9 pm.

Aunque parezca mentira, un viaje de Maracaibo a Bogotá que se podría hacer, incluyendo tramites de migración en cada país, en unas 3 horas, terminó siendo una cansada aventura de cerca de 14 horas, lo cual implicó – en mi caso-, mucho más de 24 horas sin dormir.

Tomé el vuelo de Laser de Maracaibo a Maiquetía que debía salir a las seis de la tarde, ya cerca de las nueve de la noche, después de haber tenido mi día normal de trabajo.

Un prologado retraso sin ninguna explicación más allá de: “El vuelo tiene un retraso de hora y media y está pautado para salir a las 7 y treinta”. ¡Mentira! Salió casi a las nueve.

Finalmente, abordamos, luego de escuchar en la cola para el chequeo a una Defensora Indigenista pregonar su filosofía del amor y contarme cómo ella había sido maltratada y discriminada en varias oportunidades por vestir su bata guajira:

– En una ocasión, al llegar a un canal de televisión para una entrevista, el vigilante que levanta el poste para que uno pase, no quería dejarme pasar. Cuando salió uno de los directivos del canal y me dijo ‘Doctora, pase adelante’, el hombre no hallaba dónde meterse. Yo lo miré con amor y le dije ‘Usted es un obrero, pero es igual a mí que soy doctora. Yo lo perdono y lo amo’.

Solo le dije:

-En este país donde nos hacen la vida más difícil cada día, donde no conseguimos productos y alimentos básicos, donde todo es una cola y una complicación y la burocracia nos genera úlceras, todos tenemos que poner un poco de nuestra parte para hacerle la vida más amable al prójimo. Pero parece que en Ministerios, supermercados, bancos y en todo lo que tiene que ver con atención al público, entrenaran a los trabajadores para hacerle la vida imposible a los usuarios.

-Es porque hace falta mucho amor…

Más tarde, en la sala de espera, una joven que estaba sentada junto a mí, se quejaba de la tardanza del vuelo y comentaba que a su ida a Maracaibo también había tenido que esperar más de cinco horas.

-¡Cómo no se van a retrasar los vuelos si las líneas aéreas están en el suelo! Hay una que de 11 aviones con los que cuenta solo tiene operativos cuatro porque tres están de permiso (que no sé que quiere decir) y tres están directamente dañados incluyendo uno al que le explotó una turbina cuando iba a despegar. Eso me lo contó una amiga que trabaja en esa línea.

Con esos antecedentes, solo quedaba encomendarse a Dios para que todo saliera bien y llegáramos salvos a Caracas. ¡Qué trabajón tan grande le damos los venezolanos a santos y vírgenes en nuestra atropellada cotidianidad!

Abordamos el avión, a la tripulación solo la vimos al subir a la nave y mientras hacían la demostración de las medidas aeronáuticas de seguridad. Luego salieron de escena, sin pedir disculpas por el prolongadísimo retraso y, mucho menos, aunque fuera ofrecer un vaso de agua a los cansados pasajeros. A los pocos minutos, próximos a las 10 de la noche, llegamos a Maiquetía.

Allí, nos encontramos Cristian y yo con mi sobrina Moreli que iba a un Congreso de Arquitectura en la capital colombiana. El vuelo a Bogotá era a las 7 de la mañana, por lo tanto, debíamos estar en la cola de chequeo a más tardar a las cuatro de la madrugada. Decidimos aguardar en el aeropuerto porque no valía la pena salir a buscar un hotel -que nos cobraría más de mil bolívares por la habitación triple por menos de seis horas-. Aparte de que sabíamos que se haría difícil encontrar hospedaje pues había en Vargas unos juegos de no sé qué cosa y las plazas en los hoteles estaban copadas.

¡24 horas sin dormir para llegar a un destino que se encuentra a menos de dos de vuelo!

¿De qué carajo va toda la alharaca que arman con aquello de la integración latinoamericana si un vuelo a Miami desde Maracaibo se puede hacer en cuatro horas y sale por el mismo precio, o más económico, que ir, desde la misma ciudad, a Bogotá que la tenemos al lado?

Todo eso pensaba en la infernal madrugada en la terminal aérea, recostado a la mesa de un restorán de comida rápida, sofocado por el calor. Sin poder dormir y encontrando consuelo solo al pensar en los maravillosos días de clima frío y gente amable que me esperarían al llegar al día siguiente a la largamente anhelada por conocer: Bogotá, la capital de Colombia.

Anuncios

Navegación en la entrada única

4 pensamientos en “Maracaibo-Bogota, tan lejos tan cerca

  1. Lala de Balestrini en dijo:

    ayyyy si, verdaderamente un calvario, aqui lamentando muchìsimo tener que decirlo, nada funciona como debe ser, los aviones no sirven, los que estàn en reparaciòn ahi se quedan por falta de repuestos, sobrevenden los vuelos, uno va a buscar un cupo en un aviòn y nunca hay disponibilidad pero eso si, si usted le paga el doble del pasaje a alguien que tiene conexiones con las lineas aèreas inmediatamente consigue el pasaje con su localizador y todo sin ningùn tipo de problemas y ahi es donde uno entiende porque hay gente que no le aparecen las reservaciones y porque hay vuelos que los cierran antes de tiempo y dejan la gente por fuera, pero en este pais patas pà rriba en que vivimos eso es lo normal, como es posible que un solo aviòn haga los recorridos entre Maiquetìa – Porlamar – Mèrida – maracaibo y vuelva de Maracaibo a Porlamar para llegar otra vez a Mèrida, por supuesto que tienen que haber retrasos en los vuelos, pero aqui no està pasando nada las lineas aèreas con hacer lo del avestruz escondiendo la cabeza con eso tienen, entonces mientras tanto unos cuantos hacièndose millonarios a costa de las personas que tienen la necesidad de viajar por un motivo o por otro, y lo he dicho en otras oportunidades no hay quien le ponga el cascabel al gato cada vez nos hundimos mas, no hay quien nos defienda, lo ùnico que sostiene a uno cuando va a viajar es que por lo menos va a otro paìs a pasarla diferente asì nos muramos de la envidia de ver como viven esos Paìses que no hace mucho estaban muy por debajo de venezuela y que ahora estàn espectaculares con progreso, con vida propia, con alegrìa y entusiasmo por la vida, y pensar que la mayorìa ha progresado gracias a los cerebros venezolanos que se han tenido que ir del Paìs por falta de oportunidades o por perseguidos porque no estàn de acuerdo con este desastre de y que gobierno que tenemos, solo nos queda esperar y confiar en que todo va a cambiar, pero me contento que ustedes Golcar, Cristian y Moreli la estèn pasando tan bien, el riesgo de ir a Bogotà es el querer quedarse allà, jajajaja

    Me gusta

  2. Margarita Liscano en dijo:

    Todo se ha vuelto un calvario con el amor del chavismo…que dejen de amarnos a ver si mejora el enfermo.

    Me gusta

  3. Humberto Rodriguez en dijo:

    Gracias por compartir esta expriencia. Quedamos a la espera que nos cuentes por favor cómo transcrrió el viaje luego de esas extenuantes 24 horas !

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: