El blog de Golcar

Este no es un reality show sobre Golcar, es un rincón para compartir ideas y eventos que me interesan y mueven. No escribo por dinero ni por fama. Escribo para dejar constancia de que he vivido. Adelante y si deseas, deja tu opinión.

Un remardito tuitero

La otra cara de “El poder de un tweet”

divisas2

«Como no se le ha complicado a uno la vida en este país desde que se afincó el socialismo castro cubano en estas tierras.

«Como si no bastara con tener que pasar horas en una cola para comprar un kilo de azúcar o un litro de aceite. Cómo anoche, que después de salir del banco tuve que estar 3 horas en una cola del supermercado para comprar un kilo de leche para el tetero de los muchachos que se nos estaba por terminar y nos avisaron que había llegado.

«Como si todos los días no tuviera que lidiar con cientos de clientes inconformes que creen que a uno le pagan un sueldazo solo para resolverles los problemas a ellos, sin que se pongan en los zapatos de uno.

«Como si fuera tan fácil ser gerente de un banco en un país donde el gobierno le cambia a uno las reglas y leyes sin previo aviso y sin consultar.

«Como si uno no tuviera que vivir con el corazón en la boca, asustado, esperando cuando será el turno de pasar a formar parte de las estadísticas de inseguridad y de robos a bancos.

«Como si todo eso no fuera suficiente. Ahora también tenemos que aguantarnos reclamos y regaños de los jefes porque a alguien se le ocurrió la genial idea de inventar el Twitter y a alguien más ingenioso aún del banco, se le ocurrió abrir una cuenta allí y monitorear todo lo que los remarditos tuiteros postean.

«Uno llega contento a trabajar, a pesar del día infernal anterior cuando tuvo cierre de mes. Se pone su buen traje y corbata comprados a plazos porque tampoco es que el sueldo da para mucho. Empieza a organizar todo dentro de la agencia para el inicio de la jornada. De modo que todo fluya lo mejor posible.

«Uno llega y da instrucciones a los empleados de que le digan a la gente que no tenemos dólares en efectivo para liquidar a los viajeros porque la existencia de divisas en la agencia es escasa y, como no sabemos cuando el BCV nos enviará más, pues las racionamos para entregarle solo a los clientes VIP. No vaya a ser que llegue un cliente importante a buscar su efectivo, y no tengamos cómo darle sus dólares.

«Cuando está todo a punto. Ya casi listos para abrir la agencia al público, suena el pitico que indica que tengo un mensaje interno de Caracas:

“Rigoberto, ¿cómo es eso de que en tu agencia le están diciendo a los clientes que no tienen dólares para liquidar efectivo de Cadivi si aquí tengo yo la relación de que tu agencia tiene 1350 dólares disponibles?

Ya por Twitter hay usuarios quejándose por eso. Mira el tweet que pasaron:

@Golcar1 (Golcar Rojas) “En el Banco X del Centro Comercial X no hay dólares así que no pierdan tiempo. Busquen en otra agencia”.

Tú sabes que nos podemos meter en un problema serio con eso ¿no?”

«¡Coño de la madre! No puede ser que desde antes de abrir ya tenga que empezar a resolver peos por los remarditos tuiteros que no pueden quedarse quietos.

Ya me echaron a perder el día. ¡Coño, pero si uno lo que busca es tener contentos a los clientes! Más nada. Ahora me van a hacer entregar todo el efectivo a los que están aquí y si viene alguien VIP no lo voy a poder atender cómo se debe».

–Muchachos, vamos a abrir pero si descubrimos quien fue el remardito tuitero que dijo que no tenemos dólares, vamos a hacer lo imposible porque no pueda retirar sus dólares o complicarle al máximo lo que venga a hacer. Se llama Golcar Rojas, el
malparío .

«¿Qué sabe él cómo organizo yo mi día para poder hacer mi trabajo?»

–Quienes vienen a introducir carpetas o abrir cuentas, hacen una fila aquí, a la derecha, contra la pared. Quienes vienen a liquidar efectivo, una fila aquí, a la izquierda. ¿Quién puso el tweet?

«No puede ser que no esté aquí el remardito que puso el tweet. ¿Se habrá ido por lo que le dijeron que no había dólares?»

–Tú, ¿cuántos vas a retirar?

–Doscientos.

–¿Tú pusiste el tweet diciendo que no había efectivo?

–¡No, yo no!

–Yo mandé el tweet ¿por qué?

«¿Este remardito que ni siquiera viene a buscar dólares fue el que mandó el tweet por el que me armaron el peo? Y encima me dice que no quería joder a nadie, que era para informar a la gente para que no se echaran el viaje hasta aquí. Pues me jodiste a mí, malparido».

–No tienen porqué inventar que no tenemos efectivo. Ya nos llamaron la atención por eso. Tenemos pocos dólares, pero algo hay. Para alguna poca gente hay…

«¡Encima, me dice que le dijeron que si hablaban conmigo podía ser que aparecieran los dólares! ¿Quién sería el desgraciado que les dijo eso?»

–No señora. Para sus 500 no nos alcanza el efectivo disponible, pero usted no viaja todavía, puede volver otro día.

«Sí, pendeja, yo se que has venido varias veces y no te hemos liquidado, porque las pocas divisas que tenía las estaba reservando para clientes VIP, pero este remardito con el Twitter me jodió. ¿Qué puedo hacer yo si ya se me están acabando los dólares y el maldito gobierno no me manda más? ¡Ni que yo cagara dólares!»

–Bueno, vamos a ver en qué agencia le conseguimos los dólares, señora, para que vaya a liquidarlos allí. Para ustedes tres si tenemos divisas. Lo que les dije, hay pocos dólares, pero algo hay. No como le dijeron a él, que no había.

«¡Qué día, Dios mío! Apenas está empezando y ya quiero que se termine. En mala hora a los jefes se les ocurrió poner a un pendejo a leer todo el día el Twitter para amargarnos la existencia. De arriba me mandan ahora a que entregue los pocos dólares que me quedan, pero si viene Perico de los Palotes, que tiene dos cuentas milmillonarias a retirar la remesa estudiantil de sus hijos y se molesta porque no tengo divisas y amenaza con cerrar sus cuentas, entonces también me caerán encima.

«Pues nada. Entregaré lo que queda y que sea lo que Dios quiera…»

Anuncios

Navegación en la entrada única

5 pensamientos en “Un remardito tuitero

  1. lucia manucci en dijo:

    te felicito es la pura verdad todos se echan la culpa unos con otros este es el país que vivimos ….hasta cuando quien sabe ! pagamos todos por igual .

    Me gusta

  2. Lala de Balestrini en dijo:

    Pues si, problemas de un lado y del otro…………tambièn eso lo sabemos, pero mientras tanto nosotros los simples mortales en medio de todo este zaperoco esperando a ver quien nos tiende una mano para solucionar aunque sea uno de los problemas que tenemos y nada por donde uno mete la cabeza, ahi està el garrote, y mientras tanto nadie se atreve a ponerle el cascabel al gato,¿que serà lo que esperan? que nos matemos unos a oros’ queDios y la Virgen nos libren

    Me gusta

  3. Sonia M en dijo:

    Te reporteaste al gerente o en tu larga espera en el banco empezaste a imaginar el calvario del tipo?
    Me gusto, excelente historia, todos llevamos una cruz a cuestas y por muchos que algunos la vean pequeña, pesa como el mundo sobre los hombros.
    “Yo soy yo y mi circunstancia”, decia el argentino Ortega y Gasset.
    Y hablando de tramites a la cubana, busca la cinta cubana Muerte de un burocrata, de Tomas Gutierrez Alea, el mismo de Fresa y chocolate.
    Es un tramite un poco como Cadivi para este pobre tipo cuya madre acaba de morir, pero como el deceso fue en su casa, necesita una firma y un sello para que le permitan enterrarla. Los dias pasan, las aves carroñeras acechan su casa, y el pobre tipo va y viene con papeles y folders sin solucionar nada!
    Una conocida esta en tramite de Cadivi y cuando ayer vi que ella misma tiene que armar su expediente, hacer, imprimir y pegar las etiquetas de cada folder, me acorde tanto de ti y de esa cinta cubana…
    La tambien cubana Zoe Valdes narra tambie en su novela La nada cotidina un tramite muy cubano: un huracan en los 1990 devasto La Habana, el mar entro en las casas y se llevo todo a su paso. El gobierno anuncio que entregaria gratuitamente a los damnificados muebles basicos… pero a condicion de entregar los que tenian!!! A la protagonista el mar la dejo sin cama, se la llevo punto, pero ahhh, le exigian entregarla como prueba de que era inservible y tenia que ser remplazada!!!
    Daria para tanto una historia del Cadivi, tu ya redondeaste al pobre tipo del banco que lidia con la escasez de dolares, el enojo de los clientes y encima un “remardito” tuitero para rematar la jornada formado horas para conseguir leche!
    En fin, abrazo mi estimado y “remardito” tuitero y bloguero…

    Me gusta

    • Gracias por este comentario, Sonia. Esa peli la vi hace años y no sabes la impotencia que sentí al verla. En ese entonces toda esa burocracia kafkiana nos parecía ajena y lejana a los venezolanos. Jamás, ni en nuestras más salvajes pesadillas, podíamos prever que algún día viviríamos cosas semejantes en un país petrolero y progresista como el nuestro de hace 20 años.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: