El blog de Golcar

Este no es un reality show sobre Golcar, es un rincón para compartir ideas y eventos que me interesan y mueven. No escribo por dinero ni por fama. Escribo para dejar constancia de que he vivido. Adelante y si deseas, deja tu opinión.

¿Militares hasta en la sopa?

En Venezuela, desde hace 14 años, cada vez que el régimen siente que las cosas se le están saliendo de las manos, apela por la militarización, en un afán mas efectista que efectivo por aparentar que está interesado en solucionar el problema presentado.

Lo vimos con los hospitales que en su momento fueron militarizados para “mejorar” el sistema de salud y controlar los robos indiscriminados de equipos médicos y dotaciones de medicamentos. En la actualidad, podemos ir a cualquier hospital o centro público de atención médica del país y corroborar las condiciones paupérrimas en las que medio funcionan, así como la falta de implementos médicos, desde gazas y curas, pasando por tensiómetros y hasta “telescopios” como diría el inefable.

Lo mismo sucedió con la cacareada “seguridad alimentaria”. Por un tiempo, los militares estuvieron encargados de distribuir los alimentos -en algunos abastos Bicentenarios se ven aún a soldados marcando el brazo de los compradores- y, sin embargo, los efectos de la escasez han llegado a límites insoportables, con serios riesgos de que se produzca un estallido social si no se busca una solución pronto, pues ya hasta personas heridas han salido de las marabuntas que se forman en los supermercados cuando llega algún producto de la cesta básica.

Ahora, como gran solución para dos de los más graves problemas, de todos los graves problemas que aquejan al país, el creativo gobierno del mientrastanto, propone como medida “original”, más militarización.

Militares para solventar el problema de la generación de energía eléctrica y militares para enfrentar la inseguridad.

Estos anuncios no son más que efectismo mediático y auguran un anunciado fracaso más para las Fuerzas Armadas que están concebidas para el resguardo de la soberanía, atender situaciones de excepción y de catastrofes, entre otras funciones dentro de las que no se destacan ni la generación de energía eléctrica ni el problema de la seguridad personal y delincuencia.

A las lumbreras del régimen, apabulladas por lo desbordadas y fuera de su control que se encuentran ambas problemáticas, no se les ocurre que existen ciencias especializadas que se encargan de estudiar ambos ámbitos y a cuyos profesionales, formados para cada área, deberían recurrir para que diseñen un plan realmente efectivo y eficiente que logre solucionarle a la población, de manera definitiva, sus problemas de oscuridad y de inseguridad.

Le confiarán a los militares, que no han podido controlar los problemas de violencia y delincuencia organizada de las cárceles, bajo su vigilancia, donde se trafica con armas y drogas y se planifican secuestros, la problemática de la inseguridad personal que cobra cientos de muertes al mes.

Cuando dicen que van a militarizar algo para arreglar un problema, uno no puede evitar pensar en las fronteras, cuyo resguardo sí es función de las Fuerzas Armadas y por donde se escapan los alimentos que no conseguimos en los supermercados y nuestra gasolina. Algunas veces, bajo la mirada y el bolsillo complaciente de los militares y, otras, porque el negocio es controlado por esos mismos militares que deberían enfrentarlo y evitarlo.

¿Cómo confiar en que un problema como el eléctrico se solucionará apostando militares en un país donde uno pasa por las ventas ilegales de productos de la cesta básica y, parado al lado, muchas veces comprando, se encuentra un Guardia Nacional que debería encargarse de decomisar la mercancía y detener al comerciante infractor?

¿Se puede esperar algún efecto positivo de esos anuncios de militarización en un país donde uno escucha que un militar habla popr teléfono a todo grito, en sitios públicos y dice: “Tranquilo que ya el tipo aceptó la mordida. Sí, ya quedamos en que son 60 palos: 30 mil pa’mi comandante, 15 palos pa’vos y 15 pa’ mí. Ya eso está arreglado”?

¿Cómo guardar esperanzas de que los militares van a lograr controlar los problemas en un país donde militares de todos los rangos llegan a las tiendas de mascotas a preguntar si venden guacamayas, loros, monos, peces de mar, tortugas y morrocoyes no para decomisarlos y amonestar al comercio por tráfico ilegal de fauna protegida y en peligro de extinción, sino para comprarlos como mascotas?

Sin ir muy lejos, hace años, el difunto habló en cadena nacional de la “morrocoya de Rosinés” de manera impune y nadie fue capaz, ningún militar se dignó a cuardrársele y decirle que ese animal no está destinado para ser mascota y que su posesión, como tal, infringe las leyes.

Hace unos días, fui protagonista del siguiente díalogo, entablado con una Guardia Nacional en la tienda de mascotas:

GN: Buenas tardes, ¿tendrán tortuguitas para la venta?

Dependiente: No. No vendemos animales.

Yo: ¡¿Y usted anda buscando tortugas para comprar?! ¿No sabe que eso es fauna protegida y que su venta está prohibida?

GN: Sí. Pero ¿qué puedo hacer si me la pidió mi hijo?

Yo: ¿Y usted cree que llegando a una tienda de mascotas con el uniforme de la Guardia Nacional, le van a decir que sí venden tortugas?

GN: Bueno, vengo de una en la que tuve que “ablandar” al vendedor, pero me dijo que se le habían acabado.

Yo: La venta de eso está prohibida.

GN: Lo sé, pero mi hijo me la pidió y él es el que manda. ¿Dónde podré conseguir?

Yo: Vaya a tal sitio y a tal otro a ver. Pero quítese el uniforme porque así no creo que se atrevan a venderle.

GN: Es verdad, mejor voy de civil.

Yo me quedé pensando en lo que acababa de suceder y no podía dar crédito. Esa mujer que recién salía del local se suponía que tiene dentro de sus funciones de ley prevenir y castigar el tráfico de fauna silvestre; no obstante, no solo no lo hace, sino que se convierte en cómplice del traficante al comprar el animal prohibido con lo cual, además de traicionar su uniforme, se convierte en delincuente. Pero, lo que es peor, el ejemplo que le está dando a su hijo como madre y como funcionaria es lo más lamentable que una madre pueda hacer. ¡Ella infringe la ley y, al mismo tiempo, enseña a su hijo que eso es “normal”, que faltarle a su uniforme, delinquir y traficar con fauna protegida se puede hacer de la manera más impune!

¿Esas son las manos en las que el régimen piensa depositar tanto el problema de la generación eléctrica (que ha demostrado suficientemente ser un barril sin fondo de corrupción), como el de la inseguridad personal, a pesar de que Ongs como Provea advierten lo inconveniente que puede resultar para los Derechos Humanos que los militares se encarguen de una labor destinada a policías, criminalistas y criminólogos y luego de que ya hay fracasadas experiencias en el país cuando el difunto pretendió poner militares al resguardo de la seguridad personal?

Evidentemente, el régimen no aprende, no escucha y no escarmienta. Sus anuncios le servirán únicamente para sus cadenas de medios, para hacer propaganda y hacer creer, a fuerza de repetición del mensaje, que se está encargando de los problemas pero, en la práctica, en la vida real, más allá de la verdad oficial, el país se sumirá cada día más en la oscuridad y en la violencia e inseguridad que incesantemente diezman a los ciudadanos a un ritmo escandaloso.

Publicado desde WordPress para BlackBerry

Anuncios

Navegación en la entrada única

4 pensamientos en “¿Militares hasta en la sopa?

  1. gerardo rojas en dijo:

    Hay un dicho popular: Zapatero a su zapato, la Venezuela socialista se han encargado de superar ese paradigma, nombra a un abogado presidente ministerio de Energia hoy Corpoelec, militares para dirigir las empresas basicas, nombro canciller a un tipo que de vaina balbuceaba el espanol, por supuestos los resultados que hoy se tienen del socilaismo del siglo XXI es la destruccion total del pais.

    Ellos creyeron que el problema de Venezuela era solo de disciplina y al nombrar militares con poner discplina la electicidad va a funcionar, la seguridad igual, hace unos dos anos, el coronel encargado del programa Caracas segura fue asesinado por el hampa comun a la semana de iniciarse el plan.

    Esto es una copia del regimen cubano que los militartes ejercen todos los cargos publicos del gobierno al igual que sus pares venezolanos son eunocos mentales que solo esperan instruciones para dar un paso adelante.

    En el pasado para llegar a General se requeria preparacion, estar entre los primeros de su promocion, generalmente el minsitro de la defensa era el numero 1 o 2 de su promocion, hoy es el peor oficial es el que llega a eso cargos.

    Por supuesto estos mediocres son los que le asignan tareas muy tecnicas y ellos lo que aprendieron muy bien es arrastrarse para ser ascendidos por consiiguiente cuando llegab al cargo repiten:

    1.- El problema de la delicuencia es la prensa
    2.- El imperio es el sabotaedor de todo
    3.- Hay mucho muertos porque mayor poder adquisitivo y la gente tiene mas plata y por eso es asaltada.
    4.- La escasez es proque la gente consume mas y hace compras nerviosas
    5.- La oposicion vive haciendo guarimbas.

    Y muchas frase mas, desde el punto de vista gerencial si llega a un cargo a solucionar un problema y te dicen que el problema es ese, pues tratara d meter preso a los saboteadores, rompes relaciones con el imprerio, no aumentas los sueldos, mete presos a los politicos que se oponene y cuando evaluas los resultados, carajo todo sigue igual o peor, esos significa que esas no son las causas y como estan enchufados no van a tomar medidas contrarias a las dictadas por la cupula madurista, chavista, cabellista,etc.

    Lamentablemente el presupuesto que hoy se le asigna a las FANB es un paquete chileno

    Me gusta

  2. labea en dijo:

    Hola Golcar. Tu dices: el régimen no aprende, no escucha y no escarmienta. No estoy de acuerdo, sí aprende y mucho, sí escucha al pie de la letra las órdenes de los kastro y los que no escarmentamos somos nosotros. ¿qué más se estará esperando en este pueblo? Sinceramente, cada día me decepciono más.
    Digo: ¡Paren el mundo que me quiero bajar!
    Hablando de los animales, pocas personas se acuerdan de que en un discurso, el difunto refiriéndose a la fauna venezolana, habló de “exportarlos” ; aunque parezca horrible lo dijo y estos oídos lo escucharon. Voy a buscar la información en youtube y te la paso. Habló de la cantidad de aves venezolanas que eran buscadas en otras latitudes por valiosas y bellas y que acá podíamos criarlas para exportarlas y así obtener divisas.
    ¡Mal rayo los parta!

    Me gusta

  3. Fernando en dijo:

    Ciertamente uno de los Cánceres más profundos y arraigados que tiene el país es, entre otras cosas, la Guardia Nacional. Están en todos los puntos y áreas posibles y propensas de corrupción:
    1) Aduanas, Puertos y Aeropuertos
    2) Seniat
    3) Peajes y puntos de control
    4) Cárceles
    5) Comandos y Operaciones antidroga
    6) Oficinas Administrativas de Saime

    Sin contar todos los sitios a los que los han dedicado que no están dentro de sus “Funciones” ordinarias.. tales como Supermercados, Empresas de Alimentos, etc…

    Y ahora pretenden hacernos creer que solventarán los problemas para los que no están preparados…

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: