El blog de Golcar

Este no es un reality show sobre Golcar, es un rincón para compartir ideas y eventos que me interesan y mueven. No escribo por dinero ni por fama. Escribo para dejar constancia de que he vivido. Adelante y si deseas, deja tu opinión.

Lloré…

historia

Después de más de 25 años,  he vuelto a ver la película argentina “La historia oficial” (Luis Puenzo, 1985) y he vuelto a llorar.

Esta vez fue un llanto distinto y por diferentes motivos. A los 22 años, cuando la vi por primera vez, lloré como llora un joven que se conmueve con el sufrimiento ajeno, como un muchacho que se solidariza con el dolor de otros, que ve una historia desgarradora y lo conmueve desde la distancia física y temporal.

En ese entonces, los cuentos de dictaduras y represiones eran hechos de épocas anteriores a mi nacimiento, eran relatos de los padres que vivieron los días de Pérez Jiménez, era la Historia de Venezuela del liceo, era la telenovela de RCTV, “Estefanía”. Eran terribles vivencias de países sureños, de exiliados argentinos, uruguayos, chilenos, amigos que en tierras democráticas venezolanas consiguieron la libertad que se les negaba a fuerza de fusil y bota militar en sus países de origen.

Eran historias lejanas en el tiempo y en el espacio…

Ahora, lloré porque la vivencia de otros tiempos y otros espacios se hizo carne propia. La opresión y la represión se instalaron en suelo venezolano ante nuestros desconcertados ojos, ante nuestra incrédula mirada de quien decía: “No vale, yo no creo”. De quien con aire de superioridad sostenía: “Eso no podrá pasar en Venezuela. La comunidad internacional no lo permitiría”.

Hoy, lloré porque esos países que consiguieron toda la solidaridad del pueblo venezolano durante sus épocas de dictadura y obligado exilio se hacen los ciegos ante lo que sucede en Venezuela. Lloré porque esas mujeres tocadas con pañoletas blancas que caminaban en círculos alrededor de La Pirámide de La Plaza Mayo, con una fotografía en la mano o una pancarta, que nos conmovieron con su dolor hasta las lágrimas, hoy se ponen de lado de la bota que pisa a la ciudadanía venezolana, sin querer entender que la bota militar, sea de izquierda o de derecha, pisa con la misma fuerza y las balas de sus fusiles tienen el mismo poder de muerte.

Lloré por las “Alicias” que no ven, no quieren ver más allá de “La historia oficial”. Lloré porque amigos que lloraron conmigo hace más de 25 años cuando vieron la película, hoy parecen justificar el horror, la represión y el fascismo como si la libertad fuera un bien negociable que se defiende dependiendo de la ideología de quien nos la quiera arrebatar.  Lloré porque no hay nada que se parezca más a una dictadura de derecha que una dictadura de izquierda. Lloré porque esos amigos no quieren ver que las botas y las balas no conocen de ideologías. Los fusiles saben solo de poder, represión, violencia, dolor…

Lloré…

Lloro…

P.S. Esta nota la agrego unas cuantas horas después de haber visto la película y escrito el post porque quiso la casualidad que, en el instante cuando yo visualizaba La Historia Oficial y escribía estas líneas, fallecía en Buenos Aires su guionista Aída Bortnik. Que en paz descanse y queden estas líneas como homenaje póstumo.

Anuncios

Navegación en la entrada única

7 pensamientos en “Lloré…

  1. alicia en dijo:

    Recuerdo la película y también lloré en aquél momento. Lloraría si de nuevo la viera, es tan incomprensible todo… A mi hace tiempo que me duele profundamente ver a las madres de la plaza de mayo como se identifican total y absolutamente con este gobierno, como se exhiben a su lago sin pudor, como son tan ciegas ante las injusticias, como son amigos de un gobierno que se quiere perpetuar y que no permite que alguien piense de otra manera, porque le impedirían ser venezolano si estuviera en sus manos. He visto con horror, como las dictaduras puedes ser de cualquier tendencia y como la palabra Libertad la borran totalmente de su discurso. Este gobierno es algo totalmente increíble, son capaces de repetir mentiras hasta creérselas y son incapaces de ver que tienen medio país que piensa diferente y tratan de borrarlo como si no existiera. Tiempos oscuros estamos viviendo… y a pesar de que intento ser optimista, creyendo que al final “zanganería sale” otras veces creo que la justicia nunca nos va a llegar.

    Me gusta

  2. Lala de Balestrini en dijo:

    Se siente tanto pero tanto dolor en estas lineas que creo que no soy capaz de ver el video, vamos a ver si en unos cuantos días cuando aclare la mañana en Venezuela iré a ser capaz de verlo, pero también siento tanta verdad en las palabras de Golcar y Zoleiva que no puedo dejar de sentir mucho pesar por la Venezuela que tuvimos y que nos robaron en nuestras propias narices porque siempre decíamos como Orlando Urdaneta “no, chico, yo no creo”

    Me gusta

  3. Zoleiva Rojas de Santos en dijo:

    Leí tu post y vi la película, como siempre me sentí orgullosa de tu pluma y tu sensibilidad, ahora te comento que cuando veo amigos y compañeros de juventud apoyando y justificando los desmanes, arbitrariedades y abusos de este gobierno me hago la pregunta, Sera que para ellos una dictadura es mejor cuando la ejecuta la izquierda? Porque yo apoyaba a todos aquellos bolivianos, argentinos, chilenos y uruguayos que vinieron buscando la libertad y respeto que no tenían porque eran de izquierda y ahora con tristeza y desencanto veo que no buscaban la libertad y pluralidad de ideas sino la comodidad y el bienestar particular.

    Me gusta

  4. Somos dos, Golcar… En realidad, somos muchos. Venezuela fué anfitriona generosa y solidaria de quienes en los 70′ llegaron a nuestro suelo,aventados por la situación política de sus respectivos países. Hoy, el amedrentamiento, la violencia, la inseguridad, la crisis y, más recientemente, la incertidumbre, ha generado una emigración. Venezolanos forzados a vivier en otras tierras, en busca de oportunidades de seguridad, de paz, de desarrollo profesional.de la equidad y justicia que da una democracia indubitable…Sin ambigüedades, sin mixturas ideologizantes , Tenemos nuestra propia patria. Quizás estemos a tiempo de recatar los valores de la unidad y la reconciliación. Quizás la Historia nos depara la tarea de la reconstrucción ética. .. Mientras tanto, mi abrazo solidario, ¡mi querido y sensible compañero !

    Me gusta

  5. Que casualidad, Golcar, yo la vi de nuevo la semana pasada y fue diferente, despues de visitar el parque de la memoria en Buenos Aires donde ves aquella cantidad de nombres de muchachas jovenes que estaban embarazadas y pensando que en aquel momento estaba yo como una de ellas…..Fue bien triste y pensar que muchos de esos bebes que nacieron todavia estan en manos de personas que no son sus familiares y muchos de los que hicieron esos atropellos aun estan libres y sin castigo…….
    \

    Me gusta

  6. Cómo no entender tu pesadumbre. Quisiera decir que estás exagerando; en verdad, aunque no veo nada de un color que se asemeje al rosa, yo no soy pesimista en este momento. Pero no puedo decir que exageras.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: