El blog de Golcar

Este no es un reality show sobre Golcar, es un rincón para compartir ideas y eventos que me interesan y mueven. No escribo por dinero ni por fama. Escribo para dejar constancia de que he vivido. Adelante y si deseas, deja tu opinión.

Archivo para el día “abril 4, 2013”

El papel toilette de las cachifas

El 04 de octubre de 2012, a tres días para las elecciones presidenciales de entonces, escribí especialmente para Código Venezuela la crónica que reproduzco a continuación. La publico de nuevo porque han pasado ya 6 meses desde entonces, medio año durante el cual el país ha estado en manos del hombre que habla con “pajaritos chiquiticos”, 6 meses de incertidumbre en los que el candidato del oficialismo, del continuismo, nos ha devaluado la moneda en dos oportunidades y ha triplicado la inflación, haciendo que la escasez de productos haya llegado a cifras realmente alarmantes, guarismos tan cubanos que asustan. Luego de permanecer por 6 meses Venezuela en las manos de Dr. Dolittle, la situación con el papel sanitario, no solo no ha mejorado; ha empeorado. Como han empeorado a pasos agigantados el deterioro de la calidad de vida general del venezolano. Todo esto hace que este artículo de hace 6 meses mantenga su vigencia. Al final, es solo cuestión de cambiar la fecha del evento electoral. Donde dice “domingo 07 de octubre”, lean “domingo 14 de marzo”.
rosal
En los días de mayor pobreza de mi familia. Cuando yo tenía unos 10 o 12 años y salía con una olla de aluminio a vender en La Parroquia los deliciosos pastelitos que hacía mi mamá para mantenernos, una de las maneras de rendir el dinero era comprando papel toilette Cruz Blanca o Rosal. Eran ásperos como papel crepé, algunas veces de un rosado asqueroso y, para mí, siempre detestables.
Desde entonces, siempre he relacionado esos papeles con la pobreza. De hecho, recuerdo que cuando iba a casa de mis amiguitos que tenían más dinero –como siempre he sido un averiguador y un chismoso–, notaba que mientras en los baños de la familia ponían papel Sutil o Suave, en los baños de las cachifas lo que había siempre era el aborrecible papel Rosal rosado. ¡Qué indignante me parecía aquello!
Han pasado muchos años desde entonces pero mi “trauma” con el papel toilette sigue intacto y lo comprobé en estos días cuando fui al supermercado a comprar el papel sanitario y lo único que había en el anaquel eran unos pocos, muy pocos, rollos de Rosal.
“Esto es papel de cachifas”, pensé y me negué rotundamente a comprarlo.
“Yo, con todo el esfuerzo de mi madre y de mis hermanos, estudié, obtuve un título universitario. Luego con mi propio esfuerzo monté un negocio en el que trabajo los siete días de la semana. No me he hecho rico pero trato de vivir con las comodidades que mi trabajo me puede ofrecer. Entonces ¿Por qué coño me voy a tener que limpiar el culo con papel de cachifas?”
Esos pensamientos se cruzaban por mi mente cuando comprendí que el papel Rosal es como una metáfora de lo que el socialismo trasnochado de Chávez nos ofrece a los venezolanos. El pretende con su “proceso” igualarnos a todos por abajo. Que seamos iguales en el papel Rosal, en la mortadela, en la sardina…
Quiere que pensemos que la pobreza es una virtud. Que ser o querer ser rico es malo. Y yo me niego a aceptarlo. La pobreza es, digamos, una situación de la que con el trabajo y esfuerzo de cada quien y con la ayuda de un buen gobierno que estimule el empleo se puede salir. No es bueno ni virtuoso ser pobre. Como no es malo ser rico. Lo que podría ser, si no malo, por lo menos egoísta, es que a la cachifa le compre el papel toilette Rosal cuando para mí compro Sutil o, como diría Susanita, la amiga de Mafalda:
 Malo es hacerse rico con dineros mal habidos, por corrupción o narcotráfico.  Eso es malo. Ahora le ha dado por recordar que los pobres comían “Perrarina” -cosa que no sé si es un mito urbano o es cierto, porque la Perrarina, que yo sepa, siempre ha sido más cara que un plato de pasta, si a ver vamos-. Dice: “Porque los pobres comían Perrarina” y yo pienso: “Por lo menos, entonces, había Perrarina, con su gobierno, hasta eso escasea”.
No se puede tolerar y no creo que la mayoría de la gente en Venezuela lo pretenda, que quieran igualarnos por abajo. La idea del socialismo de pacotilla de Chávez es que si yo comí o como Perrarina, que todos coman Perrarina. Que todos coman mortadela, sardinas y compren papel Rosal.
Esa no puede ser la aspiración de la mayoría de los venezolanos. Me niego a creerlo así. La aspiración tiene que ser que TODOS podamos comer jamón, salmón, pollo, carne. Que la Perrarina sea para los perros y que, incluso a ellos, les podamos dar el alimento de la mejor calidad que se encuentre. Que todos usen papel Sutil, Suave o Scotch o de la marca que se les antoje.
Me fui a otro supermercado y, al llegar al anaquel, vi que solo quedaba un poco del papel Rosal. No había más nada. Enfurecido, decidí comprarlo y sentirme el más pobre de los pobres, solo porque vivo en un país en “revolución”. Compré y me limpiaré el culo con el Rosal pero el domingo 07 de octubre,  con más gusto aún, votaré por Capriles.
Anuncios

Navegador de artículos

A %d blogueros les gusta esto: